Uno de los equipos que mejor ha empezado su temporada 2014-2015 ha sido sin ninguna duda el Chelsea Football Club. Los "blues" han mostrado un gran estado de forma tras una pretemporada protagonizada por grandes movimientos en el mercado estival, en el que el club ha vivido la llegada de importantes jugadores, entre los que destacan los que han viajado desde la liga española, como Courtois, Filipe Luis, Fábregas o Diego Costa, unos fichajes que han dado calidad y potencia a un equipo necesitado en los últimos años de buen juego.

Los de José Mourinho han comenzado la temporada con un buen nivel, tanto ofensivo como defensivo, en las dos primeras jornadas de Premier League en los que han conseguido la victoria ante el Burnley fuera de casa por 1-3 y contra el Leicester City en su estreno en Stamford Bridge por 2-0.

Anuncios
Anuncios

El buen nivel mostrado por el club de Román Abramóvich en sus primeros partidos en la Premier destaca frente al pésimo inicio de temporada que han mostrado equipos como por ejemplo el Manchester United, quienes a pesar de ser también uno de los grandes del #Fútbol británico ha jugado en sus primeros partidos un futbol muy pobre que en tan solo tres semanas les ha llevado a ganar tan solo 2 de los 9 puntos posibles hasta ahora en liga y a quedar eliminado en las primeras de cambio de la Capital One Cup ante un equipo de tercera categoría inglesa.

El Chelsea, sin embargo, se encuentra inmerso en un gran momento en el que han demostrado que tienen nivel, un año más, para pelear absolutamente por todo. Ahora es el Everton quien le espera en su campo para disputar la tercera jornada de Premier, en los que los blues intentarán seguir con su gran estado de forma con una nueva victoria que le pondrían con 9 puntos en la clasificación.

Anuncios

Sin embargo, ya empiezan a llegar las complicaciones a la cabeza del técnico del Chelsea José Morinho, ya que su delantero y estrella junto a Cesc Fábregas en los partidos anteriores, el exatlético Diego Costa ha sufrido una pequeña lesión muscular en un entrenamiento que, tras la baja por cesión de Torres, puede causar cierta debilidad en la finalización del equipo.