Los cuatro primeros partidos de la pretemporada del Atlético estuvieron marcados por la falta de gol, pues los colchoneros tan sólo consiguieron ver portería una vez en todos los enfrentamientos. Esta falta de puntería se atribuyó a la ausencia de los delanteros titulares del año pasado. La aficción del Calderón ya empezaba a echar de menos a Diego Costa, Adrián y David Villa quienes, a principio de verano, dejaron el club para fichar por el Chelsea, Oporto y New York City respectivamente. Los nuevos atacantes elegidos por el club para hacer olvidar a los anteriores serían Griezmann procedente de La Real Sociedad y el croata Mandzukic que venía del Bayern de Múnich.

Anuncios
Anuncios

No obstante, el debut sin goles de Mandzukic en el cuarto partido de pretemporada, frente al Galatasaray, preocupó más aún a los madrileños. Tanto es así que se llegó a pensar en la incorporación de nuevos atacantes para el equipo, algunos como Fernando Torres o el ariete del América de México Raúl Jiménez.

En el partido de ayer frente al Wolfsburgo empezaron a disiparse todas las dudas y el partido fue muy diferente a los cuatro anteriores. En medio del debate sobre la incorporación de un nueve, apareció Raúl García. Desde la discreción que le caracteriza, firmó un doblete y una vez más demostró a Simeone de lo que es capaz. Su primer gol llegó en una jugada de estrategia a balón parado, como tanto gusta al Cholo. El segundo, llegó tras una excelente jugada de Koke, quién generosamente asistió al navarro.

Anuncios

Precisamente Koke estuvo espectacular en el encuentro frente a los alemanes. Brilló y cumplió con su rol de medio centro. Además marcó un buen gol al más puro estilo Xavi Hernández.

El aspecto más positivo del encuentro fue la conexión perfecta entre los nuevos delanteros Mandzukic y Griezmann. Coincidieron durante media hora en el terreno de juego y revolucionaron el partido. Durante ese tiempo el croata provocó un penalti que materializó él mismo. Por su parte, el delantero francés dio una asistencia al canterano Héctor.

El guardameta Moyá hizo olvidar a Courtois y se está ganando la titularidad del conjunto del Manzanares. El susto de la jornada lo protagonizó Mario Suárez tras sufrir un traumatismo craneoencefálico al tener un encontronazo fortuito con su compañero Ansaldi. Pese a la ausencia de Arda y la suplencia de Koke, el Atlético dejó muy buen sabor de boca y empieza a asemejarse al equipo del año pasado, campeón de liga y finalista de Champions. #Fútbol