Ángel Di María no empezará la que iba a ser su quinta temporada en el club blanco. En 2010 el futbolista argentino llegó a la capital de España procedente del Benfica, sin despertar mucho revuelo y por tan sólo 25 millones de euros. En el club portugués estaba siendo una pieza clave. Además, el año que fichó por el Madrid estaba siendo titular en el Mundial de Sudáfrica con la selección Argentina de Maradona.

Tras llegar al #Real Madrid a petición de José Mourinho, disputó varias temporadas con bastante protagonismo en el equipo. Sus actuaciones nunca fueron especialmente estéticas, sino más bien al contrario, Di María siempre ha sido un futbolista eficaz y resolutivo que ha cumplido a la perfección con lo que se le ordena.

Anuncios
Anuncios

Precisamente su discreción fue lo que, a lo mejor, le llevó a ganarse algunas pitadas la temporada pasada.

El verano pasado empezó a colocarse al futbolista argentino fuera del club. A lo largo de la temporada tuvo muy buenas actuaciones que no fueron reconocidas como a él le hubiera gustado, incluso llegó a ser silbado por el Bernabéu; eso empezó mosquear a Di María y quiso demostrar su incomodidad protagonizando el famoso "acomodamiento" al ser sustituido en un partido. Sin embargo, la aficción blanca reflexionó y empezó a ser consciente de que tenían a un jugador brillante en la plantilla. Tanto es así, que el de Rosario fue mejorando progresivamente hasta llegar a ser el mejor jugador de la pasada final de la Champions en Lisboa.

Este verano, se ha vuelto a colocar al fideo fuera del Madrid.

Anuncios

Esta vez fue en el PSG, pero por la restricción en fichajes que tenía el club parisino no pudo hacerse con el argentino.

Sin embargo, ahora la aficción no quería que se fuera y en la vuelta de Supercopa de España, el Santiago Bernabéu se pronunció ovacionándolo en su entrada al campo. Pero tras la rueda de prensa de Ancelotti posterior a la Supercopa, las cosas entre Di María, la aficción y el club cambiaron. El entrenador argentino anunció que el fideo quería abandonar el Real Madrid porque su objetivo era cobrar más dinero. En el Madrid cobraba 4 millones de euros y pedía el doble pero Florentino Pérez se negó a dárselo. A partir de entonces la aficción dejó de estar de lado del argentino y hoy se ha hecho oficial su salida del club blanco hacia el Manchester United por un precio que ronda los 80 millones de euros.

El Real Madrid pierde al que es, para muchos, el mejor o uno de los mejores jugadores del Real Madrid. No obstante, recibirá el dinero suficiente para costear el fichaje de James.

Por otro lado, también se ha sabido que Sami Khedira permanecerá en el club blanco esta temporada y no saldrá a Alemania como se pensaba durante todo el verano. #Fútbol