Mientras la gran mayoría de los mortales ante la crisis galopante sufrida en casi todo el mundo, díganme cuántos de nosotros nos atreveríamos a no querer ampliar y renovar nuestros contratos de trabajo fueran cuales fueran o criticaríamos a nuestra empresa o a nuestro jefe públicamente por el miedo a las consecuencias. Pues una vez se demuestra que esto del fútbol es un mundo aparte, tienen distintas normas de conducta y parece que se rigen con diferentes criterios en todos los aspectos. Dos de los clubes más importantes del mundo, los dos de nuestro país, concretamente el #Real Madrid y el FC. Barcelona han visto como dos de sus jugadores se han salido de tono.

Anuncios
Anuncios

Por un lado en el Real Madrid, uno de los jugadores más valiosos de la última campaña, Ángel Di María, ha rechazado el intento de renovación que le ha presentado su club. Su propio técnico Ancelotti quería que se quedara a toda costa y la afición que en un momento del pasado año le increpó por ciertos gestos a la grada ha sabido reconocer su valía y ha sido alabado por el hincha madridista. Lo ocurrido es que su club le ha ofrecido según algunos medios de prensa una renovación a la baja y él ha pedido personalmente que lo dejen marchar. Pero claro, siempre hay intereses de terceros y seguramente ya su representante tiene algún club de algún magnate o jeque en cartera que le llene los bolsillos, esto seguramente no nos pasa a ningún trabajador corriente, pero esto es fútbol señores. En el club rival, el #FC Barcelona, el que ha salido a la palestra ha sido el siempre controvertido y excelente lateral, Dani Alves.

Anuncios

En este caso que nos ocupa, se ha despachado a gusto con el club, la afición y demás. Si algo que jamás hay que achacarle es la sinceridad y honestidad en sus palabras. Puede caernos bien o mal pero es una persona que jamás se esconde en los buenos momentos y en los malos y en mi opinión sus palabras tienen muchísima razón porque la directiva nunca ha ido de frente con él y lo ha situado en el mercado a través de los medios porque según el club, no tenía cabida en el nuevo proyecto. Pero nada más lejos de la realidad, le han buscado un relevo sin contar que es el entrenador el que tiene la última palabra, y según Luis Enrique. Dani Alves, será una pieza de su plantilla y hablando con el jugador le ha hecho ilusionarse de nuevo. Por eso me pregunto si alguno de nosotros criticaría a nuestro jefe públicamente y seguiría trabajando en la empresa. Mi respuesta es que ninguno, pues en mi caso si se diera el caso seguramente pasaría a engrosar la interminable cola del paro rápidamente. Pero el fútbol es el fútbol y no tiene nada que ver con ningunas de nuestras vidas. #Liga