Estamos a las puertas del comienzo de un nuevo Mundial de #Baloncesto, y esta vez en nuestro país con todas las miradas puestas en nuestra selección. A pesar del poderío de la selección de Estados Unidos, España figura en casi todas las casas de apuestas como la máxima favorita en todas las apuestas. Recordemos que la selección norteamericana llega sin muchas de sus numerosas estrellas, Lebron James, Durant y compañía no acudirán pero no hay que subestimar nunca a la poderosa selección con Harden al frente que intentarán revalidar título.

De todas maneras debemos dar un voto de confianza a los nuestros pues además de jugar en casa, con el calor del público, hay que reconocer que España es un equipazo, pues además de ser unos excelentes jugadores, son una piña respecto al compañerismo y la complicidad que reina en en vestuario. La selección española es fuerte en todas sus líneas, pero en el juego interior es una arma casi perfecta. Nadie debería dudar de un equipo comandado por tres excelentes bases, Ricky Rubio, Calderón y el "Chacho" que igual te dan una asistencia inverosímil que entran hasta la cocina para anotar ese punto decisivo.

Además contamos con dos verdaderas torres en los hermanos Gasol que son poderosos bajo los aros y temibles cuando entran a canasta. Un atleta como Serge Ibaka que atemoriza con sus tapones y su fortaleza física. Y qué decir de los incombustibles Felipe Reyes y la "bomba" Navarro que siempre responden en las grandes citas. Sin olvidarnos de jugadores de lujo como Sergio Llul, Víctor Claver. Rudy Fernández o el joven Abrines.

Por todo ello el mundial se presenta muy interesante y muy ilusionante pues los nuestros están llamados a hacer un papel importante y sellar con broche de oro una generación de lujo del baloncesto español, la más exitosa de la historia. Solamente esperemos que no cometamos el error en que cayó nuestra selección de fútbol y creer que solo con el nombre se ganan los partidos, hay que luchar, correr y nunca menospreciar al rival por muy débil que se vea sobre el papel.