Una conocida me comentó: "Esto de ir a caminar es una moda veraniega". Esta reflexión me hizo pensar puesto que llevo practicándola muchos años. No, no creo que sea una moda más bien es una práctica deportiva que, independientemente de la edad o de la condición de cada uno, cualquier persona puede realizar. Por este motivo, cada vez más médicos de familia la recomiendan para mejorar la calidad de vida de sus pacientes. Medicamente se considera caminar como una de las prácticas deportivas mejores para comenzar rutinas de ejercicios para quemar calorías (de ahí el secreto, llega el buen tiempo y mucha gente se enfunda en sus mallas y bambas para realizar dicho deporte).

Anuncios
Anuncios

Los beneficios de caminar serán visibles si es de manera regular y aumentamos poco a poco el rimo.

Invirtiendo 30 minutos diarios a un ritmo moderado, no es suficiente deambular por ahí como de costumbre: lo que viene siendo pasear por la calle, ayudas a ejercitar los músculos ya quemar calorías. Investigaciones de Asociación Americana de Ortopedia y Medicina del Deporte han demostrado que caminar de forma regular protege los huesos y disminuye el riesgo de sufrir una fractura tres veces menos que las personas que realizan ejercicio eventualmente. Esto es debido a que la practica regular fortalece los huesos y la masa ósea y evitando la descalcificación. Al andar al aire libre, por los rayos del sol, recibimos vitamina D la cual nos da energía para afrontar el ritmo cuotidiano.

Anuncios

A parte de todo lo expuesto anteriormente, esta práctica deportiva fortalece el corazón y previene enfermedades cardiovasculares tan presentes en nuestra sociedad. Previene la osteoporosis (incipiente en las mujeres de mayores de 50 años y una cuarta parte de los hombres de la misma edad), tonifica las piernas y glúteos (gracias a la mejora de la circulación sanguínea), combate la depresión y mejora la actividad sexual.

Por todo esto, caminar es uno de los mejores ejercicios que podemos hacer a diario y que esta simple rutina combinado con la dieta mediterránea (que tenemos el privilegio de tener a nuestro alcance) tiene muchos beneficios para nuestra salud. Con pocos medios y dedicación mejoraremos nuestra calidad de vida.