A pesar de que España se alzó con el triunfo en Sudáfrica 2010, el equipo que más gustó a los fanáticos fue Alemania. Terminaron terceros y mostraron un futbol muy vistoso y ofensivo con una mezcla de jugadores de múltiples ascendencias y sobre todo muy jóvenes. Por esta razón muchos postulamos, me incluyo sin ningún tipo de chovinismo, a la maquinaria teutona como favorita al título en Brasil 2014.

Ese grupo incluyó a los nacidos en Polonia Klose, Podolski y Trochowski, el descendiente de nigerianos Dennis Aogo, el serbo bosnio Marko Marin, el centrocampista de origen tunecino Sami Khedira, los hijos de padres turcos Serdar Tasci y Mesut Ozil, el defensor de ascendencia ghanesa Jerome Boateng, su hermano Kevin Prince inclusive representa a ese país africano; también estuvo el atacante Mario Gómez cuyo padre es español, y además contaron con el brasileño nacionalizado alemán Cacau.

Anuncios
Anuncios

Todos los mencionados con la excepción de Klose y Cacau tenían a la sazón menos de 25 años y en el combinado bávaro figuraban además los hoy campeones del mundo Schweinsteiger, Neuer, Lahm, Kroos, Mertesacker y Thomas Muller, cumplidores también de esa joven condición.

Parece entonces que la mezcla de juventud y nacionalidades varias, además de contar con una camada de jugadores talentosos, garantiza el éxito en el futbol por lo que desde hoy auguro que el próximo campeón mundial en Rusia 2018 será… Bélgica.

Los diablos rojos cumplen todas las condiciones antes mencionadas e incluso superan a los teutones en algunas como por ejemplo: para el certamen planetario en suelo ruso ya contarán con la experiencia de Brasil 2014 los hoy muy jóvenes y talentosos cancerberos de Chelsea y Liverpool respectivamente Courtois y Mignolet, de 22 y 25 años en ese orden, por lo tanto la portería parece asegurada, especialmente por el primero a quien a tan corta edad muchos ya incluyen entre los tres mejores del mundo.

Anuncios

La defensa deberá estar encabezada por el hijo de padre congolés y capitán del Manchester City Vincent Kompany (28); el recientemente fichado por el Barça Thomas Vermaelen (28) y el multifuncional Toby Alderweirld (25) del Atlético de Madrid.

En el mediocampo convergen talentos jóvenes de múltiples nacionalidades como Axel Witsel (25), de raíces martiniquesas; los jugadores de la Premier Marouane Fellaini (26) y Nacer Chadli (25) tienen ancestros marroquíes; el de origen maliense y compañero de Chadli en el Tottenham Mousa Dembele (26); el super talentoso de Chelsea Eden Hazard (23) y el aun casi niño y de origen multiétnico Adnan Januzaj (19) de Manchester United.

En la delantera encontramos aun más diversidad en el reciente fichaje millonario del Everton Romelu Lukaku (21) cuyo padre nació en Zaire; el nacido en esa misma nación y también jugador de la Premier con Aston Villa Christian Benteke (23), que no estuvo en el mundial por estar lesionado; el rapidísimo extremo napolitano Dries Mertens (27) y el todavía adolescente de origen keniano Divock Origi (19), fichado recientemente por el Liverpool.

Anuncios

A ellos debemos agregar otras perlas que no asistieron al mundial como el centrocampista de padre indonesio que juega en la Roma Radja Nainggolan (26); el mediocampista ofensivo y hermano de Eden, Thorgan Hazard (21); y los jovencísimos atacantes Michy Batshuayi (20), de origen congolés y jugador del Olimpique de Marsella, y Zakaria Bakkali (18), descendiente de marroquíes que milita en el PSV.

Creo entonces que los Diablos Rojos cuentan con una generación que les permitirá no solo reverdecer laureles sino también tomar el relevo de Alemania como campeón mundial por lo antes expuesto de la mezcla de talento y diversas nacionalidades. #Mundial de Brasil #Fútbol