La superestrella de la NBA y ganador del MVP de la pasada temporada regular, Kevin Durant, se convertirá en agente libre en el verano de 2016, poniendo fin a su contrato con su actual equipo, los Oklahoma City Thunder, con quien ha logrado disputar unas Finales de la NBA en 2012, finales que perdió contra los Miami Heat de LeBron James por 4-1.

Según fuentes cercanas al entorno del jugador, todo apunta a que Durant no abandonará la franquicia de Oklahoma y seguirá con sus actuales compañeros en busca de su tan ansiado anillo. Sin embargo, el entorno de la superestrella afirma que, según el jugador, si abandonara Oklahoma sería para únicamente para viajar a su ciudad natal, la ciudad que le ha visto nacer, crecer y criarse como persona y como jugador, la capital de los Estados Unidos de América, Washington D.C.

Anuncios
Anuncios

Por ese motivo y por todo lo que provoca para una franquicia contar con los servicios de un jugador como Kevin Durant, los dirigentes de la franquicia de los Washington Wizards han puesto en marcha durante éste verano un estratégico plan para atraer a la estrella y para hacerle que decida ir a Washington en 2016 para buscar el anillo con la franquicia de su ciudad natal, única ciudad con posibilidades, según él mismo, de hacerle abandonar su actual equipo.

El primer paso, para muchos no demasiado importante pero que puede ser una de las claves de la posible futura decisión de Kevin Durant a la hora de escoger ofertas durante su periodo como agente libre, ha sido la contratación de un nuevo asistente en el desarrollo de jugadores del equipo, puesto que ocupará David Adkins, desconocido para prácticamente todos los seguidores del #Baloncesto pero no tanto para la superestrella de los Thunder.

Anuncios

Adkins es, ni más ni menos, el hombre que ocupó el puesto de entrenador asistente del instituto Montrose Christian, instituto en el que creció y jugó Kevin Durant durante su etapa de adolescente.

Sea cual sea la decisión de Durant, lo que está claro es que el equipo que cuente con sus servicios tendrá que hacer un fuerte sacrificio y trabajo a la hora no solo de conseguir el margen salarial suficiente como para poder ofrecerle al jugador un contrato a su altura, sino también de atraer el corazón de Durant.