La situación actual del #Valencia Club de Futbol, sin ninguna duda uno de los grandes del futbol español, no es comparable a la de cualquier equipo de España ni de Europa. El equipo de la ciudad del Túria se encuentra en una situación económica, deportiva e incluso institucional más que complicada de comprender y que hace preguntarnos por lo que depara el futuro del equipo.

Los dirigentes del Valencia ya anunciaron durante el pasado invierno la intención de vender poner en venta el club debido a su pésima situación económica a aquel comprador que pusiera sobre la mesa la mejor oferta económica y el mejor proyecto deportivo y social.

Anuncios
Anuncios

A partir de ese momento, en el cual el equipo además se encontraba en una complicada situación deportiva aunque finalmente consiguieron llegar lejos en la Europa League, el Valencia se convirtió en una lluvia de ofertas y de nuevos compradores cada cual más esperanzador entre los cuales destacó el multimilonario magnate singapurense Peter Lim, quien ofreció una gran oferta económica (aunque parece ser que no la mejor) y un proyecto deportivo más que ilusionante ligado a su relación con el famoso representante Jorge Mendes.

El eterno proceso de venta finalizó, tras incontables reuniones y comunicados, con la elección del proyecto que ofreció Lim, a quien todo el mundo pensaba que únicamente le faltaba el papeleo para convertirse en el nuevo dueño del Valecia CF.

Sin embargo, la afición valencianista lleva semanas y semanas esperando que el proceso finalice de la mejor manera posible y observa como su equipo se encuentra sin dueño y trabajando en la creación de la plantilla para la temporada que viene sin saber exactamente con el presupuesto con el que pueden contar, lo que limita en gran medida el trabajo de la dirección deportiva.

Anuncios

No obstante, es cierto que a pesar de la inquietante situación institucional del club, la dirección está trabajando en el proyecto deportivo. Por una parte, la llegada de André Gomes y la más que probable incorporación de Rodrigo respaldan las promesas deportivas de Lim y, por otra parte, la salida de Ricardo Costa y la posible venta de Mathieu dejan al equipo sin centrales y hacen ver que quizás el futuro deportivo del equipo no sea tan perfecto.