La primera semana de Tour acabó ayer con el día de descanso. Diez etapas que han desvelado unas cuantas sorpresas y decepciones.

Empezando por las sorpresas.

Tony Martin, del Omega Pharma, conquistó la novena etapa liderando casi toda la carrera. El gran contrarrelojista hizo de una etapa de media montaña su propia contrarreloj de 150 km. Pero su andadura no quedaba aquí, cuando en la décima etapa, última antes del día de descanso y luciendo el maillot de la montaña (blanco a lunares rojo), llevó a Kwiatkowski durante 100 km liderando la etapa hasta que sus fuerzas en los dos últimos puertos de primera categoría dijeron basta.

Como sorpresa general, se destaca a Vincenzo Nibali, del conjunto Astana, que casi tiene el Tour de Francia 2014 en el bolsillo.

Anuncios
Anuncios

Debido a las circunstancias de carrera que han hecho que los dos favoritos se queden fuera del Tour, Vincenzo encabeza la clasificación general sacando más de 2 minutos al segundo clasificado. Pero esto no queda aquí ya que Nibali ya lleva dos victorias de etapa, demostrando una gran fuerza en el Pavé y en la última etapa en la que consiguió la victoria con fuerza y garra subiendo el último puerto de primera categoría para hacerse de nuevo con el Maillot Amarillo que en la novena etapa había perdido en favor de Toni Gallopin, el cual en la décima etapa ya no pudo mantenerlo y se quedó atrás en los dos últimos puertos.

Las grandes decepciones de lo que llevamos de Tour son las siguientes:

encabeza esta lista, no como decepción, pero si como mala fortuna las diferentes caídas que sufrió Chris Froome (ganador del Tour de Francia 2013) al principio de semana, con varías fracturas y heridas en las dos muñecas.

Anuncios

Alberto Contador, favorito para llevarse esta edición del Tour, cayó en el descenso del antepenúltimo puerto de la décima etapa a 80 km/h fracturándose la tibia y aunque intentó volver a subir a la bici e hizo 20 km con la tibia rota, finalmente tuvo que abandonar para muy pesar del público español y en general del #Ciclismo. También han sufrido caídas y abandonos ciclistas estelares como Mark Cavendish, y corredores como Talansky y Van den Broeck que han dicho adiós a la general.

También hay varias más decepciones como la de Fabian Cancellara que se pensaba que podía llevarse la etapa de los adoquines (Pavé), pero no consiguió seguir ni batir el ritmo de Nibali. Peter Sagan o Fränck Schleck también se pueden añadir a esta lista de fracasos del Tour de Francia 2014.