Hoy sin lugar a dudas es un día triste para todo el mundo del fútbol pues ha muerto Don Alfredo di Stéfano a la edad de 88 años en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid. Don Alfredo más conocido como "la Saeta Rubia" y considerado en el mundo futbolístico como uno de los cuatro grandes junto a Pelé, Maradona y Cruyff nos ha dejado y ha plagado todos los foros y medios de condolencias hacia su persona. Sin lugar a dudas es el jugador madridista más grande pues en su trayectoria de blanco ganó 8 ligas siendo en 5 de ellas el máximo goleador, 1 Copa de España, 5 Copas de Europa y 1 Copa Intercontinental. El sobrenombre de "Saeta Rubia" le vino a consecuencia de que era tan veloz como los aviones de los años 40 a 50 con propulsión trasera a reacción y por su pelo rubio.

Anuncios
Anuncios

Todos los que compartieron vestuario con él y los rivales comentaban que tenía una velocidad increíble. Incluso pudo vestir de azulgrana y ser compañero de vestuario del también mítico Kubala, pero al final se enfundó la elástica blanca con jugadores como Rial, Gento y Puskas, convirtiéndose en el mejor Madrid de todos los tiempos, invencible en su época. Hoy es un día triste para todo el aficionado al fútbol, sean cual sean sus colores, una leyenda se nos ha ido, ¡Adiós Don Alfredo, espero que allí arriba en el cielo, nunca te falte un balón! Seguiremos viendo esas imágenes en blanco y negro, donde te ibas de todos los rivales, encarabas la portería y lanzabas tu certero disparo para enloquecer a las masas, todos te añoraremos y seguirás vivo en nuestros corazones. Desde tu país de origen, Argentina, hasta tu país de adopción, España, pasando por todos los confines del mundo, lloramos tu pérdida.

Anuncios

En el día de tu muerte se han sucedido muestras de condolencia de todo el mundo del fútbol, desde la que era tu casa el #Real Madrid, hasta los eternos rivales, desde Presidentes hasta amigos, todo el mundo te llora. Eres y serás esa Saeta Rubia que con endiablada rapidez encaraba el arco rival para sembrar el temor en los rivales. Jamás te olvidaremos Che.