El #Fútbol de combinados nacionales es bastante particular. En la Copa América 2011, después de un grandísimo año de Radamel Falcao en el Oporto y con unos buenos y jóvenes futbolistas, corría la voz de que la selección colombiana podía ser protagonista en dicho torneo. Comenzaron bien, se clasificaron en primera posición de su grupo, en el que también se encontraba Argentina, pero luego fueron eliminados por Perú.

El equipo dirigido, por aquel entonces, por Hernán Darío Gómez, era un conjunto que utillizaba mucho las bandas para atacar de manera que su gran estrella, el delantero del Oporto Radamel Falcao, pudisese rematar balones a portería.

Anuncios
Anuncios

Un problema fuera de lo deportivo acabó llevando a José Pekerman al banquillo cafetero. en ese momento, la selección colombiana estaba, si cabe, en mejor forma que en la Copa América disputada en el 2011. Falcao había estado a un nivel increíble en el Atlético de Madrid, James Rodríguez ya sonaba en todas las bocas de los grandes clubes europeos, Jackson Martínez era el relevo de Radamel en el Oporto, Cuadrado había completado su primer gran año en la Serie A.

Pekerman cambió muchos de los jugadores que iban previamente a las convocatorias colombianas e impuso un nuevo estilo de juego. El resultado lo sabemos todos: una Colombia más que ilusionante.

El orgullo colombiano por su selección se basa en las pequeñas cosas, en pequeñas victorias. En cosas como poder contar en sus filas con el máximo goleador sub-20, clasificarse para el Mundial de los grandes.

Anuncios

Previamente a esta etapa, Colombia, futbolísticamente hablando, no había sido más que el subcampeón de la Copa América frente a la mejor Perú de todos los tiempos.

El trabajo de Pekerman, pues, es espectacular. Ha llegado a convencer a todos los colombianos, desde la más estrella que dirige en su combinado hasta el aficionado menos leal,de que tenían equipo para enfrentarse y plantar cara a las selecciones más poderosas. Ya no sólo vale el participar, ahora también hy que competir. El cambio de mentalidad acompañado de los buenos resultados, hace valorar de manera increíble el trabajo de Pekerman y sus 23 jugadores.

#Mundial de Brasil