Más allá del buen partido realizado por Argentina en la Final de la Copa del Mundo de Brasil 2014, en un partido serio en el cual supieron controlar bastante bien a la "apisonadora" alemana que en ningún momento pudo desplegar su juego. Más allá de que Mascherano se erigiera, una vez más, como el futbolista más importante de esta selección, a pesar de poder haber sido expulsado hasta en tres ocasiones. Más allá de que Alemania venciera en el minuto 112 del partido, gracias a una entrada de coraje por la banda izquierda de Schürrle, con más corazón que clase, y un pase que encontró un hueco dónde apareció Göetze, descansado, con ganas de demostrar después de estar inédito en el Mundial, controlando a la perfección y colándola por el palo izquierdo de Romero.

Anuncios
Anuncios

Más allá de todo eso, hoy se habla del Balón de Oro del Mundial para Leo Messi.

Que Messi no estuvo al nivel esperado, seguro. Los motivos se desconocen, pero se han vuelto a ver imágenes dónde Leo no se encuentra bien, vuelve a vomitar, vuelve a tener arcadas...¿Por qué? No se sabe, pero no estuvo como la estrella mundial que es. Que se le quiera defender, lo entiendo, Messi ha dado mucho como para que se le ataque libre y gratuitamente, pero de ahí a negar la evidencia va un paso grande y doloroso para él.

Darle el Balón de Oro del Mundial fue humillarlo ante el ojo del gran público, todas las televisiones le enfocaban cuando recogió el trofeo que le acreditaba como mejor jugador del #Mundial de Brasil, ni él mismo lo creía. No rindió a su máximo nivel, ni de lejos, y seguro que fue porque su físico, su salud, no se lo permitió.

Anuncios

No creo que a Leo le falte ambición en el Partido más importante de su carrera. ¡Imposible!

Leo no merece que le regalen nada, es uno de los mejores futbolistas del mundo, y necesita cariño, comprensión, paciencia y todo lo que queráis, pero beneficencia futbolística no. Porque volverá a ganar con su equipo, el Barcelona, volverá a luchar con su selección y, ojalá, gane el Mundial que le coloque al lado de Di Estéfano, Maradona, Pelé, Cruiff o Zidanne, si es que lo necesita (yo no lo creo), pero que le regalen títulos no le hace bien.

A la FIFA se le ha visto el plumero.Y también influye que el trofeo vaya patrocinado por Adidas, lógicamente a un jugador de Nike no se lo iban a dar.Cosas del fútbol, este negocio que para muchos es pasión (se me rompió el corazón al ver a niños llorando al perder su equipo), pero con el que otros especulan libremente, sólo importándole llenar aún más sus cuentas corrientes. Messi es su preferido, y no tienen mal gusto, porque es uno de los grandes, si no el más grande, pero le harían bien si le concedieran lo que se gana en el campo, los regalos mejor dejarlos para reyes o Navidad.

Messi volverá a ser el que era, tarde o temprano, pero volverá a enamorarnos con su fútbol. Dejemos que se recupere. #Lionel Messi