Las revistas del corazón y bastantes medios generalistas han recogido entre sus páginas las idílicas vacaciones que está disfrutando el capitán del #Real Madrid con su pareja, Sara Carbonero, y su recién nacido hijo Martín. Sin embargo, un incómodo incidente ha enturbiado estos días de descanso familiar. El deportista colgó en su perfil de Instagram (ikercasillasoficial) varias fotografías de su estancia en el algarve portugués. Al respecto de una de ellas, cuyos protagonistas eran la presentadora de los deportes de Informativos Telecinco y su hijo, un seguidor (dany__81) increpó lo siguiente: "¡Tíralo al agua a ver si flota, topo!".

Ante este inoportuno comentario, el canterano madridista dejó a un lado su hasta ahora imperturbable tranquilidad para contestarle en los siguientes términos: "Tienes que ser un hijo de la gran p*** para poner este comentario...

Anuncios
Anuncios

Espero que tengas la vergüenza de pensar tres minutos lo que has hecho... ¡Gil*******!"

Esta polémica ha abierto un debate en las tertulias deportivas. La mayoría de las opiniones dan la razón a #Iker Casillas, que ha defendido el honor de su pequeño hijo. No obstante, hay partidarios de la total libertad de expresión en las redes sociales. Para ellos, Iker, en calidad de personaje público, debería asumir su posición y permitir que sus seguidores emitan libremente sus opiniones. Este "seguidor" no es el primero ni será el último que se manifieste en contra de Iker Casillas. Han sido muchos los que le han tachado de "topo", entre otras cosas por compartir su vida con una periodista deportiva. Sin ir más lejos, hace unos días el hashtag #CasillasVeteDelMadrid llegó a ser trending topic mundial. Pero, ¿se deben consentir ataques de este tipo a menores de edad? ¿Ha reaccionado el capitán madridista de manera desmesurada, o, por el contrario, su actitud es igual a la de cualquier padre o madre en su situación?