Hoy, el mundo se volverá a parar, puesto que hay #Fútbol. Pero no es un fútbol cualquiera. Es el fútbol organizado por la FIFA. Es el evento más importante del deporte rey. Hoy, Alemania y Argentina se verán las caras.

Hoy, España dejará de ser la campeona del mundo, dando el relevo a los germanos quienes lucharán por lograr su cuarta estrella sobre el escudo, llevándose además la Bota de Oro para Müller y el Guante de Oro para Neuer, o a los argentinos liderados por un manso Messi, ansiosos por levantar su tercera copa.

Hace cuatro años como hoy, se agotaron todas las camisetas de la selección de España antes de la final más importante de toda su historia.

Anuncios
Anuncios

Y el día siguiente, miles de aficionados llevaban sus camisetas nuevas a bordar. A grabar para siempre esa estrella que hizo inmortales a nuestros jugadores.

Y es que la XIX edición de la Copa Mundial de Fútbol, celebrada en Sudáfrica, se tiñó de rojo y amarillo para recibir al ganador de la Eurocopa. Destacado debe ser, que fue la primera vez que el torneo se celebraba en el continente africano. Podríamos decir que fue un mundial de "primeras veces".

España se proclamó por primera vez campeón del mundo. El único mundial deportivo que le quedaba por conseguir. Tras vencer España a Holanda, este campeonato fue el primero jugado fuera del viejo continente en el que se alzó con la copa un equipo de Europa.

Asimismo, fuel la primera vez desde 1998 en que ganó un equipo sin haber logrado una copa mundial en toda su historia, así como la primera vez desde 1978 en que dos equipos sin copas mundiales en su palmarés llegaron a disputar la final.

Anuncios

Y por supuesto, fue la primera vez desde 1962 en que Europa y Sudamérica no se alternaban este laureado trofeo, ya que su anterior ganador fue la Azzurra. ¿Puede este año también volver a romperse esta "tradición" o "ritual"?

La respuesta de esta pregunta se sabrá a partir de las 21 horas españolas en el mítico y legendario estadio del Maracaná. ¿Alemania volverá a humillar a otro equipo sudamericano? ¿O Messi despertará, por fin, de ese sueño casi eterno en el que ha estado viviendo toda esta temporada?