El diario "La Folha de Sao Paulo" informó en la mañana de ayer, que la policía de Río de Janeiro está tras una red ilícita que tiene como objetivo recaudar entradas del #Mundial de Brasil para revenderlas.

El líder de esta organización se llama Mohamadou Lamine Fofana y es procedente de Argelia. Él se ocupa de reunir las entradas que la FIFA destina a las selecciones y a sus jugadores, que son aproximadamente unas 700 por cada equipo, y las pone en venta en el mercado negro donde sólo los de alto poder adquisitivo pueden acceder. Sin embargo, Fofona ya ha sido detenido junto con diez personas más involucradas en el caso.

Anuncios
Anuncios

Y es que el fútbol es un deporte que mueve a muchísima gente y, muchísimo más, en el caso de un Mundial. Por eso, se ha convertido en un enorme negocio, lleno de #Corrupción. Los sospechosos de esta trama son el padre de Neymar, que suministraba las entradas procedentes del brasileño al equipo de Fofana, Roberto de Assís, que es el hermano de Ronaldinho, Dunga y Junior Baiano, entre otros.

La policía ha tirado tanto del hilo, que ha descubierto que la Confederación Brasileña de Fútbol no sólo tenía las 700 entradas, sino que contaba con un número extra más por ser la anfitriona y también, están bajo sospecha la Asociación de Futbolistas Argentinos y la Real Federación Española de Fútbol por entregar las entradas a la organización ilegal.

Asimismo, para seguir con la investigación la policía ha pinchado los teléfonos de los acusados.

Anuncios

Con el seguimiento de las llamadas realizadas han sabido que el argelino ha entrado varias veces al lugar donde se aloja la selección brasileña con un coche acreditado por la FIFA.