La décima etapa del Tour de Francia 2014 que unía Mulhouse con La Planche des Belles Filles supuso el fin de la aventura de Alberto Contador en la ronda gala después de que sufriese una aparatosa caída durante el descenso del puerto de primera categoría del Petit Ballon que le supuso una fractura en su tibia derecha cuyo dolor obligó al de Pinto a abandonar la prestigiosa prueba.

Tras el abandono en cuestión, Alberto Contador ya se encuentra en Madrid tratándose de su lesión, la cual no necesita de una intervención quirúrgica como en un principio se temía. En uno de sus mensajes de agradecimiento por todo el apoyo recibido por parte de compañeros y seguidores después de la caída Contador ya comienza a comentar lo que le depara el futuro.

Anuncios
Anuncios

En primer lugar, y el primer objetivo en mente, nos encontramos con  la última de las grandes vueltas que nos quedan por vivir este año después del Tour, la Vuelta a España, en la que podremos vivir probablemente una lucha entre los grandes del #Ciclismo, a espera de lo que haga Alberto, debido a la posible participación de ciclistas como Quintana, Froome, Purito, Valverde o Wiggins.

Según ha comentado Alberto Contador, él hará todo lo posible por estar en la Vuelta, pero la realidad es que la lesión que sufre es realmente grave y se presenta realmente complicada su participación en la prueba. Además en caso de llegar "sano" a la Vuelta a España, el madrileño se habría perdido prácticamente por completo su preparación para correrla, lo que le supondría, por una parte, no poder competir con los mejores como quisiera y, por otra parte, arriesgar su estado físico con el peligro de sufrir una lesión aun más grave que la actual que arrastraría con vistas a la temporada de 2015.

Anuncios

El otro tema a estudiar para el futuro del madrileño, además de su participación o ausencia en el Campeonato del mundo, es su preparación para la temporada que viene, la cual depende en gran parte de como se recupere durante estos meses de su fractura en la tibia.

Lo que esta claro es que las decisiones que afectan al físico de un deportista como Alberto deben tomarse en frío, muy frió, y aunque es normal que a él y a todos los que le seguimos nos gustaría verlo en la Vuelta, en el Mundial, y en todo lo que se celebre, todos sabemos, y él más que nadie, que no recuperarse correctamente de una lesión tan grave puede suponer el fin de algo más que un deportista, un ciclista, por lo que esperemos que se recupere bien y el año que viene vuelva a dar guerra como la ha dado siempre.