1998. El Mundial de Francia acababa de terminar y el #Fútbol de Holanda había maravillado al mundo entero. La naranja mecánica había alcanzado las semifinales dejando a todo el mundo atónito con su fútbol. Fútbol en el que los que más habían maravillado fueron los hermanos De Boer. Frank terminó el torneo con la etiqueta de central zurdo y Ronald había dejado la impresión de tener una polivalencia descomunal. Van Gaal les esperaba unos kilómetros al sur, en el banquillo del FC Barcelona.

El Barcelona estaba detrás de Frank. Veían en él al sucesor de Koeman, una posición que Popescu había tratado de cubrir sin mucho éxito.

Anuncios
Anuncios

Tanto es así, que es difícil recordar un central que fuese tan deseado en el club blaugrana como Frank De Boer. Aparte del gran mundial que había hecho el central holandés, también estaba el factor que había pertenecido al Ajax de Amsterdam, club en el que se fijaba demasiado la entidad azulgrana por aquel entonces. Van Gaal sabía que Frank era la pieza angular del proyecto culé y el club hizo todo lo que estuvo en su mano (y más) para ficharlo.

Lo de Ronald fue distinto. Van Gaal ya había dicho que "no le necesitaba" ya que esa posición la tenía bien cubierta el club azulgrana. Finalmente, Ronald recaló en el club culé acompañando a su hermano Frank. Nunca consiguió saberse al 100% la razón de su fichaje, pero todo apunta a que el Ajax puso la condición de fichar a ambos si querían a Frank.

Anuncios

Van Gaal, con el tiempo, fue constatando esta teoría.

Van Gaal empezó a poner un 4-3-3 en vez del 3-4-3 al que acostumbraba el Barcelona. En este nuevo estilo, Frank ocupaba la posición de central zurdo. El once titular de aquella época quedaría así: Hesp, Reiziger, Abelardo, Frank de Boer, Sergi. Guardiola, Luis Enrique, Cocu. Figo, Kluivert y Rivaldo.

Frank fue el líder de la zaga barcelonista durante todo su ciclo aunque nunca llegó a brillar tanto como en el mundial de Francia. El Barça de Van Gaal nunca fue una maravilla defensivamente hablando. El nivel de Frank fue de más a menos, cerrando en 2003 con un nivel desastroso.

Claro que comparado con su hermano Ronald... Destinado al banquillo, a ser el eterno suplente de Figo, posición que no podría haber sacado lo mejor de él por sus características y su calidad. Su salida en el año 2000 reforzaría el pensamiento de que los hermanos De Boer nunca llegaron a brillar en el club azulgrana.

#Liga