Pelé no gana para disgustos.

Tras el histórico batacazo de la selección brasileña en las semifinales que se están disputando en su país en el que perdió de manera contundente contra Alemania por 1-7, uno de los jugadores más grandes de la historia recibe otro palo importante en su vida pero esta vez en su lado personal.

Resulta que han detenido a su hijo Edinho, al cual habían condenado recientemente, hace apenas un mes a 33 años de prisión por blanqueamiento de dinero, el cual procedía del mundo de las drogas, ha sido apresado la pasada noche del día 8 en Santos, lejos del lugar donde le habían condenado que es Sao Paulo.

Anuncios
Anuncios

El jugador había decidido recurrir la sentencia para quedar en libertad, pero un juez decidió dictaminar en su contra y proceder a su arresto de manera preventiva.

El caso viene del año 2005, en el cual este hijo de Pelé reconoció que tenía problemas con el consumo de drogas desde hacía tiempo. Y el caso se cerró en el año 2008 porque tanto a él como a los otros imputados se les había denegado el derecho a la defensa. Aun así el caso siguió circulando por los diferentes tribunales, y al final se les ha vuelto a condenar por blanqueamiento de dinero por el tráfico de este tipo de sustancias.

El grandísimo jugador carioca tiene que estar atravesando una situación un tanto delicada, porque su hijo ha sido inculpado por algo realmente gordo, que le va a llevar a estar la mitad de su vida en prisión, porque la condena son 33 años, y además aunque menos importante es lo acaecido ayer por la noche en el estadio en el que su selección fue aplastada.

Anuncios

Edinho es uno de los 7 hijos que tiene el jugador, el cual había seguido sus pasos en el mundo del fútbol sin llegar a tener el enorme éxito y tirón que tuvo su padre. A veces cuando se tiene mucho y se quiere más, por desgracia se caen en mundos de los que es realmente difícil salir, y lo peor de todo es que o puedes acabar muerto, o en prisión o cualquier cosa grave que no nos podemos ni llegar a imaginar, este chico lo va a pasar muy mal.