Entre las variopintas anécdotas que nos ha dejado este mundial vale la pena destacar una buena de la selección alemana de fútbol : Además de golear a Brasil 7 a 1, pasar a la final y ganar la copa del mundo, realizaron una importante inversion en un pequeño pueblo brasilero; en concreto se trata de Santo André, una localidad de pescadores donde apenas viven mil personas, ubicado a unos quinientos kilómetros al sur de Salvador de Bahía, lugar donde la federación Alemana de Fútbol se instaló para concentrar y entrenar durante toda la competencia.

En este paradisíaco lugar - una reserva natural a orillas del Atlántico, con exuberante vegetación y playas de arenas blancas-, cuando llegaron los futbolistas no había nada o casi nada- me refiero a infraestructuras construidas-, pues los de la Federación Alemana durante su estadía les construyó un complejo deportivo y turístico de 14 casas, un campo de fútbol para entrenamientos, un gimnasio, piscinas y hasta un auditorio para reunirse, dictar conferencias y ver películas.

Este complejo fue valorado en unos 40 millones de dólares provenientes de capitales privados.

Anuncios
Anuncios

Más precisamente se debe a la iniciativa de una tal Christian Hirmer, un empresario relacionado con el mundo de la moda en Múnich, amigo personal de Joachim Lowm Lo, director técnico de la selección alemana. Según los medios de comunicación alemanes, quienes también se alojaron en Santo André, la Federación Alemana de Fútbol habría conseguido permisos para construir este complejo tras comprometerse con el gobierno local a modernizar los campos de fútbol de la zona, reconstruir un orfanato que estaba en muy mal estado y colaborar con la creación de una nueva escuela.

De momento sabemos que el complejo se llama "Campo Bahía", que los habitantes de Santo André, pese a la derrota brasilera estaban conformes y agradecidos con los alemanes. Nada sabemos de cómo será administrado este resort.

Anuncios

Se supone que ahora que ya pasó el mundial se explotará como cualquier otro establecimiento privado. Esperemos que este buen gesto alemán se continué con una explotación razonable, ecológica y sostenible, del recinto. También no estaría mal que en la medida de lo posible que de trabajo - y participación sobre sus planes futuros- a los habitantes de esta localidad. #Mundial de Brasil