Antes de comenzar el Mundial, el diario 'L'Equipe' hacía una encuesta a sus lectores sobre quién pensaban que sería el futbolista que iba a marcar diferencia en la selección francesa. Era una encuesta con tres opciones para elegir. La primera era Frank Ribéry, futbolista del Bayern de Múnich que el año anterior había conseguido ser tercero en las votaciones para el Ballon d'Or, sólo por detrás de Cristiano Ronaldo y Leo Messi. Ribéry sólo obtuvo el 15% de los votos totales. El segundo jugador que ofrecía esta lista cerrada era Karim Benzema. La estrella francesa en ataque. El delantero titular del Real Madrid que venía de ganar la Champions League y la Copa del Rey en el mismo año con el conjunto blanco.

Anuncios
Anuncios

Karim solamente obtuvo el 29% de los votos.

Es decir, entre ambas estrellas francesas, sólo consiguieron el 44% de los votos. Sorprende que entre los dos no consiguieran ni el 50% de los votos totales. Pero ¿quién fue el jugador más votado? Un joven talento de 21 años que apenas había disputado 10 partidos internacionales con los galos. No hay dudas de que Paul Pogba es un futbolista excepcional, con un talento increíble y una progresión sin límites. Pero, ¿es normal que todo un país confíe tanto en un futbolista que hace un año había conquistado el Mundial sub 20? ¿Qué ven los franceses cuando ven a Pogba?

Ryan Boufrah dijo que "en Francia se ve a Paul Pogba como una mezcla entre Patrick Vieira y Zinedine Zidane". Pensando en los dos nombres que dice, se puede pensar que es una locura.

Anuncios

Pero el país galo piensa realmente así. Desde los aficionados hasta distintos medios de comunicación comparten esta visión sobre el joven talento francés. Hace algún tiempo, la revista 'France Football' realizó una portada con Pogba acaparándola en su totalidad. El título de la portada era 'Lo nunca visto'. En Pogba, aparte de su gran proyección, se ve el futuro del #Fútbol. Se ve la nueva generación de futbolistas que dominarán este deporte de aquí a unos años. Las espectativas creadas entorno a la quinta de Digne, Varane, Umtiti y sus compañeros son más altas incluso que las que se crearon entorno a la generación campeona del Mundial sub-17 y que estaba formada por Benzema, Nasri, Ben Arfa y Ménez. Paul Pogba, por supuesto, es el líder absoluto de la generación que viene.

Si nos fijamos en las últimas selecciones francesas, les ha faltado un líder propiamente dicho dentro y fuera del campo. ¿Benzemá? ¿Ribéry? ¿Lloris? Todos han fracasado como tal. Quizás es debido a todas sus decepciones futbolísticas de 2008, 2010 y 2012.

Anuncios

Antes tales problemas, Francia busca a su futbolista estrella y a su líder en la misma persona de cara a la Eurocopa que celebrarán en su país en 2016. Paul Pogba está llamado a serlo. Tiene mucha responsabilidad sobre sí mismo encima, y es que aún no es ninguna de todas las cosas que le piden ser, pero va mostrando síntomas de estar convirtiéndose. Si repasáramos las imágenes previas al debut de Francia en el Mundial, podemos ver a Paul Pogba en el túnel de vestuarios en el centro del corro del equipo francés dando una charla todos sus compañeros como lo hubiese hecho el mismísimo Carles Puyol en el Mundial de Sudáfrica 2010. El jovencísimo futbolista francés quería demostrar que tiene ganas de ser todo lo que le piden y que reúne las características apropiadas para ello.

Pero no todo son luces para Pogba. Tan sólo tiene 21 años y, como es de esperar, necesita un tiempo de maduración. Tras la fase de grupos, Pogba recibió duras críticas sobre su juego. Críticas que, por muy constructivas que fueras, no eran menos injustas ya que todas las espectativas entorno a la joven promesa se las habían creado los aficionados y los medios de comunicación franceses. Deschamps aclaró en una rueda de prensa que necesitaba que Paul fuese el mediocentro que Francia no tiene, quiere verlo jugando con el balón.

Y llegaron los octavos de final. Y Pogba fue Pogba. Tuvo una presencia inmensa en el medio del campo y fue la pieza clave para que Francia consiguiera llegar al área rival de una manera peligrosa. Fue, por llamarlo de alguna manera, el líder dentro del campo que Pogba necesitaba. Está claro que aún es muy pronto para decir qué puede pasar con este jugador, pero la verdad es que características y ganas, no le faltan.

#Mundial de Brasil