Expertos y aficionados están coincidiendo en que este #Mundial de Brasil está siendo absolutamente sensacional. Pero no solo a nivel de juego de los futbolistas, que están ofreciendo partidos míticos continuamente alabados hasta en las redes sociales, también a nivel anecdótico.

Y si en estos días nos enteramos de que en su retorno a España la selección de Vicente del Bosque se tenía que enfrentar a un vuelo a prueba de nervios, ya que un rayo impactaba en el ala cuando el avión estaba llegando a su destino, el aeropuerto de Barajas, también en estos días del Mundial hemos conocido el curioso hecho de que un aficionado al juego, en concreto un espectador noruego, ha ganado una llamativa apuesta: con una probabilidad de 175 a 1, Thomas Syversen invirtió 32 coronas (casi 4 euros) en que Luis Suárez mordería a alguien del equipo contrario durante el partido Uruguay-Italia.



Dicho y hecho. Apostado y ganado. Giorgio Chiellini mostraba su marca en el hombro tras haberse enfrentado a golpes con Suárez y Syversen lograba sus 675 euros. Pero el afortunado vencedor no lo vio en el instante en que la jugada tenía lugar, ya que se había dormido y se despertó momentos después, por lo que tuvo que conformarse con presenciar el mordisco en las repeticiones ofrecidas durante la retransmisión, hecho que, en cualquier caso, no le quitó ni una pizca de alegría. Al contrario, para él fue todo un triunfo de cara a la apuesta más loca que había realizado nunca.


Sin embargo, este hecho ha sido una alegría nada más que para el espectador noruego, ya que Giorgio Chiellini no salió bien parado del partido y Luis Suárez, el Bota de Oro europeo, se enfrenta a una dura sanción por morder al central italiano. Y no es la primera vez que el uruguayo pierde los nervios con algún jugador: ya fue sancionado con siete encuentros en el año 2010 por morder a Otman Bakkal en un partido de la liga holandesa, y en la Premier League de Inglaterra obtuvo ocho partidos de sanción por sus insultos racistas a Patrice Evra.

Sus ataques han disminuido, pero no han cesado, y este último le puede costar que, después de lo que ha luchado por estar en el Mundial de Brasil, no pueda participar en los octavos de final debido a que la FIFA le ha abierto un expediente disciplinario.