Las cosas cambian a la par que los tiempos evolucionan, y el hecho de no adaptarte a esos cambios puede suponer, incluso, que un país deje de confiar en su selección de fútbol por perder un sólo partido en la fase de grupos de un mundial. Si bien es cierto que, tal vez, lo que ha molestado son las formas, a fin de cuentas el resultado es el que es, y la empresa que hay que acometer es importante.

España tiene grandes jugadores, eso es innegable e incuestionable. Si analizamos jugador por jugador a nuestra selección, seguramente nos toparemos con cuatro o cinco jugadores que entrarían en el codiciado grupo de "los mejores de la copa del mundo".

Anuncios
Anuncios

Cierto es que por el camino en dicho análisis nos encontraremos con otros tantos que en su momento fueron "crack", y ahora no tienen cualidades para ser titulares indiscutibles - porque su físico no les aguanta, principalmente -, pero siguen atesorando en sus botas una calidad que ya quisieran muchos.

Amén de todo esto, España tiene recambio para prácticamente cualquier jugador, y eso es bueno, muy bueno. Y es bueno porque tener recambio para Xavi Hernández, un mito de la selección, un enorme jugador y con más clase que muchas selecciones juntas, pues no es fácil. Sin embargo España lo tenía y se nos lesionó - Thiago Alcántara -, pero es que además tenemos la suerte que este año ha aparecido un chico, joven, con desparpajo y con talento que se llama Koke y que está llamado a adueñarse del centro del campo de nuestra roja.

Anuncios

La portería está muy bien cubierta también. Iker fué el mejor, sigue siendo un gran portero, pero cuando Del Bosque considere que no está para jugar con la selección - él, o el entrenador que esté - hay detrás otro enorme guardameta, jovencísimo, que se llama David De Gea y que cubrirá la meta española igual o mejor que Casillas.

En defensa pasa lo mismo. Piqué y Ramos tienen aún mucha cuerda; se ha juzgado mucho a Gerard por el partido ante Holanda, pero no se dan cuenta que el catalán ha salido, hace nada, de una lesión. Por tanto, el ritmo no es igual, y eso ante Holanda se nota, se notó. Yo creo que el error del partido inaugural de España no fue de Piqué, que hizo lo que pudo, sino Del Bosque por colocarlo en el once inicial aún sabiendo que no podría estar al cien por cien. Igualmente, considero que Piqué y Ramos son los defensas de la selección para mucho tiempo.

Pero tal vez en este mundial haya que "tirar" de los que vienen detrás, y no tenemos "a cualquiera". Hay un tal Javi Martínez, que emigró a Alemania después de triunfar en el Atletic de Bilbao y que es incuestionable en el país bábaro, sin duda, garantía de recambio.

Anuncios

Por tanto, y lo que quiero dejar claro, es que España es una selección que, si quiere, puede seguir ganando a cualquier, pero ojo, también puede perder con cualquiera, esto es fútbol. No concibo temerle a una selección como Chile dónde su mejor jugador es Alexis Sanchez, futbolísta del Barcelona y que no es titular indiscutible. Respeto, por supuesto, siempre, a cualquier equipo.Pero...¿Miedo? El victimísmo no le queda bien a esta selección.  

En el día de hoy hay que salir al campo "a morder", a dar la cara por un país que les ha apoyado y les ha llevado en volandas a ser lo que son, y ellos han cumplido ganando un Mundial y dos Eurocopas, es un sentimiento recíproco. Si Del Bosque tiene que hacer cambios, que los haga, y nadie debe molestarse porque aquí todos van a una, o al menos deberían.  #Mundial de Brasil