La FIFA ya ha determinado la sanción a Luis Suárez tras su desafortunado encontronazo con Chiellini en el último partido de su grupo. El uruguayo no podrá disputar los próximos nueve partidos de su selección, ni tampoco jugar al fútbol con su club durante cuatro meses. Por tanto, Suárez no podrá reincorporarse a la rutina de su equipo hasta finales del mes de octubre. Además, deberá abonar una multa de 100.000 francos suizos (unos 83.000 euros).

Tanto el jugador como la federación uruguaya de fútbol han alegado que el mordisco del que se quejó Chiellini y que se evidencia en las imágenes no existió, sino que se trató de un mero lance del juego.

Anuncios
Anuncios

La agresión, que el árbitro no presenció durante el encuentro, fue analizada por la FIFA, que decidió actuar de oficio dada la gravedad del percance y la reiteración de Suárez en este tipo de disputas.

La hemeroteca demuestra que Suárez ha reincidido varias veces en este comportamiento. En 2010, cuando militaba en el Ajax de Amsterdam, fue sancionado con siete partidos por morder a Bakkal, por entonces jugador del PSV Eindhoven. En 2013, durante un encuentro entre el Liverpool y el Chelsea, el charrúa mordió al zaguero blue Ivanovic. Tuvo que perderse diez partidos, algunos de ellos disputados en la temporada 2013/2014.

El FC Barcelona, club que según se rumorea estaría interesado en fichar a Suárez, quiere beneficiarse de esta convulsa situación. Ante la indisponibilidad del uruguayo de jugar ningún partido hasta casi el mes de noviembre, Bartomeu y los suyos pretenden que el Liverpool rebaje el precio de compra del futbolista.

Anuncios

La cifra que ofrecerían los azulgranas se acerca a los 50 millones de euros, muy por debajo de los casi 90 millones que se pedían de inicio.

#Mundial de Brasil