Que Luis Suárez es uno de los delanteros de moda, no cabe duda, pero que después del "mordisco" que propinó a Chiellini en el partido que enfrentaba a Uruguay y a Italia su reputación ha cambiado para muchos aficionados a este deporte, tampoco puede negarse. Y es que no deja de ser una jugada aislada, pero al ser reincidente la cosa cambia.

Debemos recordar que la primera vez que le dio hambre durante un partido y mordió a un rival fue sancionado con siete encuentros, y la segunda vez, hace escasos dos años, fueron diez los encuentros que no pudo disputar, perdiéndose el inicio de liga con su equipo, el Liverpool. Así las cosas, Suarez puede verse sumido en una nueva sanción, y en este caso lo más probable es que se pierda lo que resta de mundial.

Anuncios
Anuncios

Para los aficionados al fútbol es un fastidio, porque dejaríamos de ver a uno de los delanteros más en forma del fútbol mundial, pero en contraposición, si no se le sancionara sentaría un precedente muy peligrosos que no sería bien visto por el mundo del deporte. Por tanto, parece que no les quedará otra a los federativos que tomar la decisión más dura.

Todo esto ocurre mientras su futuro profesional está "en el aire". En un primer momento se rumoreó que el Real Madrid le quería para la próxima campaña - no es novedad puesto que el año pasado era el plan B en caso de que no hubieran cerrado el fichaje de Bale-, pero lo cierto es que desde el equipo blanco jamás se ha puesto una oferta sobre la mesa. El club de Florentino Pérez, además, ha mostrado su interés por Falcao, delantero del Mónaco, ex-Atlético de Madrid, que siempre quiso jugar en la "casa blanca" y que no desagrada lo más mínimo a Carlo Ancelotti.

Anuncios

El Barcelona, por el contrario,no esconde su interés por el punta uruguayo.

Además, el equipo catalán tiene un handicap importante para su contratación, y es que la familia de su pareja reside en la ciudad condal desde hace muchos años, y jugar en el Barcelona le podría solucionar muchos problemas a nivel logístico.

Se habla de que el precio del jugador estaría en torno a los 99 millones de euros, su clausula de rescisión, pero que tras su última renovación con el Liverpool se había añadido una clausula en su contrato que, en el caso de interés por parte de un equipo español, se negociaría por unos 80 millones de euros. Las intenciones del FC Barcelona pasan por añadir jugadores a la negociación para abaratar costes, y se habla de Pedrito, Tello y principalmente Alexis Sanchez, que interesa mucho al club inglés.

El fichaje de Suárez por uno u otro equipo no tiene pinta de cerrarse en los próximos días, así que debemos estar atentos para conocer en que termina la historia de un gran fichaje, pero al que no le falta polémica. #Mundial de Brasil