Primero cayó España. Pocos días después, Inglaterra siguió sus pasos. Ayer, Italia se convirtió en la tercera selección campeona del mundo que no es capaz de superar la fase de grupos del #Mundial de Brasil. Esta eliminación ha resultado bastante sorprendente, dado que a los de Prandelli les servía con un empate para unirse a Costa Rica (primera clasificada de su grupo) en su camino hacia octavos. Sin embargo, pecaron de conformismo y un gol de Diego Godín en el minuto 81 supuso el fin de Italia en este campeonato.

El partido comenzó de manera favorable a los italianos, que dominaban el partido y protagonizaban las mejores ocasiones de gol.

Anuncios
Anuncios

La segunda parte del encuentro comenzó mal para la azzurra. El centrocampista de la Juventus Marchisio vio la tarjeta roja tras una dura entrada sobre la rodilla de Arévalo. La superioridad numérica avivó la fe de la selección celeste, que poco a poco comenzó a acercarse con más peligro a la portería de Buffon. El veterano portero italiano salvó varios goles cantados, hasta que, a tan solo diez minutos del final, vio cómo la espaldinha de Godín abría el marcador en su contra. La derrota de la selección italiana ha supuesto la dimisión de su entrenador, Cesare Prandelli.

Uruguay celebró la victoria como si de una final se tratara. Han conseguido sobrevivir a uno de los llamados "grupos de la muerte", que se ha cobrado con dos víctimas totalmente inesperadas: Italia e Inglaterra. Tanto los charrúa como, sobre todo, la selección de Costa Rica, han demostrado que el fútbol sudamericano está en uno de sus mejores momentos.

Anuncios