Y hasta aquí llegó la participación de España en el #Mundial de Brasil. La selección entrenada por Vicente del Bosque no pudo pasar de la tercera plaza en el grupo B, lo que condena al equipo a regresar a España mucho antes de lo deseado. Sendas derrotas ante Holanda y Chile convirtieron al partido entre España y Australia en un mero trámite.

España salió al terreno de juego de Curitiba con ganas de demostrar a los aficionados que aún es pronto para enterrarles y que siguen teniendo orgullo pese a su desafortunada participación en el Campeonato del Mundo. El míster dejó en el banquillo a bastantes titulares de los dos anteriores encuentros, para permitir pisar el campo brasileño a algunos de los convocados que aún no habían disputado minutos de juego.

Anuncios
Anuncios

Reina, Juanfran, Albiol o Villa fueron algunos de los cambios de Del Bosque. Precisamente éste último protagonizó las jugadas de mayor peligro de la Selección y anotó el primer gol. El asturiano celebró el tanto besando seis veces el escudo de su camiseta, a sabiendas de que, muy probablemente, éste fue su último partido luciendo la elástica roja.

En la goleada también participaron Fernando Torres, uno de los más cuestionados del vestuario, y Juan Mata, quien salió al campo como sustituto de David Villa. El Guaje no pudo evitar las lágrimas al sentarse en el banquillo, y fue consolado por todos sus compañeros.

La Selección no hizo su mejor juego, pero mostró pinceladas de clase y, sobre todo, mucha más garra que en los dos anteriores encuentros. Ahora solo falta esperar a la próxima Eurocopa, que se disputará en Francia en 2016.

Anuncios

Toca renovarse, renovarse o morir.