Después de varias temporadas durante las cuales el título de la #Liga española se ha decidido jornadas antes de que acabara el campeonato, vuelven la emoción, el suspense y la lucha hasta el último partido y el último aliento. Tres equipos, Atlético de Madrid, FC Barcelona y Real Madrid aspiran a un título más competido que nunca. Las probabilidades, y también las preferencias en las casas de apuestas, le dan una cierta ventaja al sorprendente Atlético de Madrid, que será campeón si consigue ganar los dos partidos que le quedan. El problema es que el segundo de estos partidos lo juegan contra uno de los rivales directos, el FC Barcelona... en el campo del Barcelona.

En cualquier caso, que el Atlético de Madrid, con un presupuesto mucho más bajo que sus rivales (120 millones de euros, en comparación, por ejemplo, con los 520 del Real Madrid) se haya convertido en el tercero en discordia es una buena noticia para una competición que llevaba años monopolizada por el duopolio FC Barcelona-Real Madrid, con preponderancia del Barcelona. No obstante, cuando parecía que el Atlético de Madrid lo tenía prácticamente ganado, el tropiezo inesperado en el campo del Levante, esta última jornada, ha disparado todas las alarmas. Un tropiezo que hubiera podido ser más catastrófico de no mediar también los respectivos y no menos sorprendentes gatillazos del Barcelona (empate en casa, ante el modesto Getafe y del Real Madrid (empate en casa, ante el Valencia). A la vista de la línea de meta, y arrastrando el cansancio de una temporada intensa y competidísima, los tres equipos rivales se han visto afectados por la tensión y los nervios, y su rendimiento ha bajado en todos los casos.

Al Real Madrid le quedan tres partidos, ya que tenía una jornada aplazada. Al Atlético de Madrid y al Barça, dos. Cualquier tropiezo en estos encuentros condenará a quién lo sufra. La lucha será apasionante y la expectativa está abierta incluso a situaciones insólitas: por ejemplo, si el Barcelona perdiera o empatara en su próximo desplazamiento a Elche, se quedaría prácticamente sin opciones de ganar la liga. Y, en tal caso, ganar su último partido contra el Atlético (un partido que el caso mencionado sería intrascendente para los catalanes) supondría, con casi total probabilidad, entregarle en bandeja el título a su máximo rival, el Real Madrid.

En cualquier caso, este final de Liga decidirá también qué opción táctica se lleva el gato al agua. El Atlético ofrece un #Fútbol ultra defensivo y compacto, basado en la fuerza y en una entrega y una intensidad constantes; El Madrid de Ancelotti aboga por un esquema parecido, con algo más de posesión de la pelota y un triplete atacante de una velocidad asombrosa, que crea contraataques fulminantes; el Barça sigue practicando el fútbol de posesión, toque y ataque, muy técnico, pero que con frecuencia deja la defensa desprotegida. Imposible hacer pronósticos con garantías. El desenlace de la Liga española iguala en misterio a los de las series televisivas más famosas.