Anuncios
Anuncios
2

Es lunes, 7 de la mañana y el sonido del despertador perturba ese último sueño en tu paraíso vacacional, posponer la alarma cinco minutos más no te va a ayudar, pero aún así lo haces, intentando retrasar lo inevitable: La vuelta a la rutina.

#Septiembre es ese duro mes que nos hace volver a la realidad. El café de primera hora de la mañana, el estrés de la reunión de las 12 y el incesante tráfico de cientos de personas, que como tú, luchan por combatir el llamado síndrome postvacacional.

¿Qué es realmente el síndrome postvacacional?

El síndrome postvacacional se ocasiona cuando nuestro cuerpo experimenta el cambio de un periodo de #vacaciones a la vuelta a la rutina, ya sea trabajo o estudios, y que puede ocasionar tanto síntomas físicos como psíquicos:

  • Cansancio generalizado.
  • Dolores musculares.
  • Falta de interés.
  • Irritabilidad.
  • Tristeza.

¿Te identificas con el diagnóstico [VIDEO]? En caso afirmativo, a continuación te exponemos 5 consejos para superar el síndrome postvacacional.

Anuncios

Pon el despertador los días antes de reincorporarte

Este consejo es extremadamente útil si eres de los que decide levantarse pasado el medio día durante sus vacaciones. Si tu cuerpo comienza a levantarse un par de horas antes el cambio no será tan brusco cuando llegue el temido momento.

Vuelve un par de días antes de las vacaciones

Los expertos recomiendan no volver de las vacaciones el último día. Está claro que tumbado en la hamaca con un mojito se está muy bien, pero necesitas adaptarte de nuevo a tu ciudad, tu casa e incluso las condiciones climatológicas de donde vives.

Sé positivo y realista

La mayoría de las veces la actitud juega un papel muy importante a la hora de afrontar un problema. Pensar en lo bien que estarías en el Caribe en lugar de sentado en tu despacho no te ayudará a adaptarte otra vez.

Anuncios

Considera tus vacaciones como una experiencia que te ha aportado energía y fuerza, no todo lo contrario.

Establece pequeñas motivaciones

Si aun así la irritabilidad y la tristeza inundan tus pensamientos, piensa en el futuro: tus planes de fin de semana, el concierto con tus amigos dentro de un mes o incluso la reserva en el restaurante de moda del que todo el mundo habla.

Hay vida más allá del trabajo

El tedioso camino de casa al trabajo y del trabajo a casa podría acabar con cualquiera. Para escapar de esto, busca actividades que te hagan desconectar y relajarte. Haz deporte un par de veces por semana, ve al cine el día del espectador o simplemente disfruta de un buen libro.