Desde hace más de 30 años, el neurólogo Robert Sapolsky lleva ampliando nuestro concepto de qué es el estrés y de cómo aparece éste. El estudio de Sapolsky empieza con un grupo de babuinos en Kenia, país al que viaja una vez al año durante varias semanas, para estudiar los cambios a corto y largo plazo relacionados con los niveles de estrés que se dan en estos primates.

Tan sólo usando una cerbatana el científico dispara dardos tranquilizantes a diferentes individuos para poder sacarles un poco de sange y analizarlo, siempre sin asustarlos para que no haya fluctuaciones en sus niveles de estrés.

Lo que descubrió es sorprendente

La cantidad de adrenalina en sangre, la así llamada hormona del estrés, era mucho menor en los primates que adoptaban un buen puesto jerárquico, a comparación de los que ocupaban los puestos más bajos y sus niveles de adrenalina estaban mucho más altos.

Anuncios
Anuncios

Pero, ¿por qué es esto así?

Para resolver esta incógnita el cientifico ha dedicado gran parte de su tiempo observando a estos primates. Tras un tiempo descubre que esos niveles de adrenalina incrementados eran relacionados con la falta de poder e influencia que un individuo podía tener en el grupo, además de tener que soportar a todos los niveles jerárquicos que estaban por encima de ellos.

¿Se aplica este tipo de comportamiento en los humanos?

Un estudio posterior ha demostrado que los humanos, incluso más que los babuinos, damos mucha importancia al puesto jerárquico que ocupamos. En muchos casos, simplemente la posición que tiene una persona en el #Trabajo determina si va a llevar una vida más feliz o más estresante, sin tener en cuenta las ganancias.

¿Es posible evitar este tipo de estrés?

Sí.

Anuncios

Por supuesto. Una de las soluciones sería encontrar y ocupar alguna posición de influencia en algo que te guste. De ese modo el trabajo sólo será trabajo y dejarás de darle importancia a la jerarquía que hay dentro de él cuando tú estás bien posicionado en algo que te gusta. Otra solución sería comprender que sólo se trata de nuestra propia percepción. Si hoy en dia todavía nos diferenciamos por el nivel que ocupamos en la sociedad, es porque lo permitimos y creemos en ello. Existen muchas personas que han conseguido librarse de ese modo de percibir a los demás. Para ellos, una persona es una persona y vale igual que cualquier otra persona sobre la faz de la tierra.

También puedes leer este artículo: "Manejando el estrés" o "El estrés afecta a tu memoria". #Estres #Ciencia