Arqueólogos italianos han descubierto en una cueva del desierto egipcio una escena de #Navidad. La pintura, en tono ocre-rojizo, representa la popular escena del Portal de Belén, con el niño Jesús en el centro, flanqueado por sus progenitores. No falta, como corresponde a la escena, la típica Estrella de Belén brillando en el Este.

Todo sería normal, si no fuera por un pequeño detalle: Estamos ante una tarjeta navideña que tiene más de 5.000 años de antigüedad, es decir, precede en treinta siglos al nacimiento de Jesús que los cristianos celebran todos los días veinticinco de diciembre.

Este asombroso descubrimiento tuvo lugar en el año 2005, pero hasta ahora los investigadores no se habían atrevido a divulgarlo.

Anuncios
Anuncios

Marco Morelli, director del Museo de Ciencias Planetarias de Parto, cerca de Florencia, cree que “el hallazgo tiene fuertes implicaciones y levanta nuevas preguntas sobre la iconografía de uno de los símbolos cristianos más poderosos”.

Según Morelli “no se trata de una de una imagen familiar corriente, con el niño entre los padres, sino que hay otros detalles que hacen a este dibujo único. El recién nacido parece estar flotando, como elevándose hacia el cielo".

Dado que en otras pinturas rupestres de la zona y de la misma época la muerte se asocia a la tierra, este geólogo italiano cree que el embarazo y el nacimiento se vinculan con el cielo.

Otras figuras, como dos animales y un círculo, forman parte también de la escena. En la parte superior aparece un león sin cabeza, un animal mítico que aparece en otros dibujos encontrados en la zona.

Anuncios

En la parte de abajo se representa una especie de mono o figura homínida. Al este, el pintor neolítico dibujó lo que parece ser una estrella.

El descubrimiento representa una verdadera anomalía, ya que hasta ahora no se habían encontrado representaciones similares anteriores a la era cristiana.

El lugar donde se ha encontrado esta escena, una pequeña cueva situada entre el Valle del Nilo y la meseta de Gilf Kebir, ha sido bautizado como “La Cueva de los Padres”. #Historia #Arqueología