Un estudio llevado a cabo por el Departamento de #Zoología de la Universidad de Tel Aviv, liderado por Yossi Yovel, ha descubierto que a través de la cacofonía emitida por los murciélagos se transmite una información de carácter social. A pesar de que estudios previos apuntaban a que todos estos sonidos tenían una intencionalidad comunicativa, se desconocía hasta el momento el significado de los mismos. “Según investigaciones previas ya se intuía que la comunicación entre los #Murciélagos se basaba en los ruidos emitidos. Queríamos saber cuánta información reunían esos sonidos”, afirma Yovel. El estudio se llevó a cabo en una cueva artificial con un grupo de 22 murciélagos egipcios durante más de dos meses.

Anuncios
Anuncios

El murciélago de la fruta

La especie, Rousettus aegyptiacus o murciélago egipcio de la fruta, vive en hábitats tropicales o subtropicales, concretamente en zonas de Palestina, Chipre, Egipto, Siria o África. Sin embargo, en el año 2000 se confirmó la presencia de esta especie también en Tenerife. Se alimentan de frutas y del néctar de algunas flores y viven en grandes grupos.

Las vocalizaciones de los murciélagos se convierten en una fuente de información para los investigadores

Los estudiantes Mor Taub y Yosef Prat fueron los encargados de grabar durante 75 días las vocalizaciones emitidas por los murciélagos. Se catalogaron los sonidos grabados en una biblioteca digital mediante un algoritmo de aprendizaje automático. Analizando los datos, los investigadores descubrieron que los sonidos producidos por los murciélagos llevan información acerca de la identidad del emisor, el supuesto receptor del sonido, además del posible resultado de la discusión.

Anuncios

Incluso se pudo diferenciar entre las diversas llamadas, si el mensaje iba destinado a un “amigo” o “enemigo”.

De las 15.000 vocalizaciones que se grabaron, el análisis realizado por el equipo de investigación reveló el contexto específico del conflicto al que se referían, como las disputas por alimento, los conflictos propios del apareamiento o el espacio en el que dormir.