El crecimiento de las células vegetales depende básicamente de un proceso de ósmosis: las células aumentan de dimensiones hasta alcanzar un volumen crítico, más allá del cual se subdividen y generan el crecimiento del vegetal. No se debe, empero, pensar que la presencia de agua basta para convertir una semilla en un árbol. En realidad el proceso es mucho más complicado, nos hemos limitado a describir uno de sus aspectos, cuya importancia es por lo demás excepcional.

Los restantes componentes celulares que desempeñan las principales funciones vitales pueden agruparse de acuerdo con cuatro categorías básicas: carbohidratos, lípidos, proteínas y ácidos nucleicos.

Anuncios
Anuncios

Cada una de dichas categorías comprende un enorme número de moléculas distintas dotadas de propiedades químicas y biológicas características. A pesar de tan gran variedad, el análisis químico de estas #Biomoléculas ha revelado la presencia en ellas de solo seis elementos: carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno, azufre y fósforo, que aparecen en proporciones variables según se trate de moléculas pertenecientes a una u otra categorías.

Los carbohidratos, denominados así porque su fórmula química cuantitativa es (CH2O)n, donde n puede adoptar valores iguales o mayores que tres, son comúnmente denominados azúcares. Los compuestos más simples de éste grupo son sólidos de color blanco, muy solubles en agua y de sabor dulce. Después del agua, los carbohidratos son los compuestos más abundantes en la biosfera; las células los emplean fundamentalmente como material combustible, pues de ellos extraen normalmente la mayor parte de la energía necesaria para los procesos celulares.

Anuncios

También aparecen como componentes estructurales de las paredes celulares de bacterias y plantas y en las membranas celulares animales.

El azúcar más abundante en la naturaleza es la glucosa, compuesto de seis átomos de carbono, del que se supone derivan otros muchos azúcares presentes en la célula. Durante el día las plantas emplean la energía lumínica procedente del Sol para transformar el anhídrido carbónico y el agua en glucosa, compuesto que retinen, y oxígeno, gas que ceden a la atmósfera. Dicho proceso, llamado fotosíntesis, tiene lugar en unos orgánulos específicos, los cloroplastos, presentes en las células de las hojas. #Biología #ósmosis