No debe creerse en modo alguno que su elevada proporción convierta al #agua en una mera sustancia de relleno, relativamente inerte, en las células. Por el contrario, el agua reacciona muy activamente con casi todos los compuestos orgánicos polares. Por ejemplo, disuelve las sales separando sus iones constituyentes y rodeándolos de varias de sus moléculas, con lo que hace posible el paso de dichas sales a través de la membrana celular. El alto poder disolvente del agua deriva de su estructura molecular, es decir, su elevada polaridad.

Otra de las razones por las que los seres vivos han elegido el agua como constituyente primordial en lugar de otro líquido, como por ejemplo el amoníaco, es su facilidad para absorber o desprender calor sin que se produzcan variaciones de temperatura demasiado acusadas, en todo caso siempre inferiores a las que se producirían con otros líquidos ante saltos térmicos acaecidos en el medio ambiente o en el propio organismo.

Anuncios
Anuncios

Dicho en otros términos, el agua posee un calor específico muy elevado, ya sea en su estado líquido o su paso de líquido a vapor.

Esta propiedad facilita la vida de la célula, ya que las reacciones químicas que se producen en su interior se ven enormemente influidas por eventuales cambios de temperatura. Cuando ésta alcanza valores demasiado elevados, la célula deja de poder controlar su crecimiento o su misma existencia, ya que las grandes moléculas que regulan las reacciones metabólicas sólo son estables dentro de intervalos de temperatura muy restringidos fuera de los cuales pierden su capacidad de funcionamiento. Así pues el agua actúa a modo de tampón térmico como respuesta a la absorción y dispersión del calor desde el medio ambiente hacia el propio interior de las células, y viceversa, lo que la convierte en un compuesto extremadamente útil para todas las clases de organismos vivos.

Anuncios

Por otra parte, el agua se halla implicada en muchos otros procesos vitales sobre los que no podemos detenernos de forma pormenorizada. A título de ejemplo, baste señalar que el crecimiento de las células vegetales depende básicamente de un proceso de ósmosis, del que nos ocuparemos en la próxima entrega de esta serie. #Biología #química