Las ideas cosmológicas de los egipcios eran muy pobres y limitadas. El cielo era una diosa llamada Nut que se apoyaba a cuatro patas sobre la tierra y el Sol era un navegante que recorría un río celestial. Sin embargo, la civilización egipcia fue puntera en la observación de la duración del año. Esto se comprende desde el momento en que se sabe que las cosechas dependían del comportamiento del Nilo y éste tenía unos cambios muy regulares y estables. Su civilización era agrícola y la imporancia económica de las cosechas los volvieron extremadamente listos para calcular lo que les convenía al bolsillo. Las inundaciones del Nilo debían ser cuidadosamente predichas en un calendario.

Anuncios
Anuncios

El año egipcio duraba 365 días y estaba regulado por la aparición de la estrella Sothis, en la costelación que ellos denominaban del Can mayor, por estar consagrada a Anubis, el dios con cabeza de Chacal. Sabían además que el año de 365 días tenía una duración inferior al año solar y se consideraba que cada cuatro años, la Sothis aparecía con un día de retraso. Así, en realidad, la duración del año egipcio era de 365 días y cuarto.

Como en el caso de los babilonios, no debe pensarse que toda la población egipcia poseía conocimientos sobre astronomía. Eran los sacerdotes locales los que poseían dicho saber. La información era celosamente guardada por los estamentos poderosos de la sociedad y, bajo pena de muerte, su ciencia era guardada como un instrumento de dominación política.

Anuncios

Mientras tanto, en India y China, la astronomía también tuvo un fuerte desarrollo. Cabe señalar que los conocimientos que nos han llegado de las civilizaciones antiguas sobre el tema provenían siempre de alguna clase de observatorio. El monumento megalítico más grande de la tierra, #Stonehenge, en Inglaterra, era uno de ellos. Construído hace 2000 años según se ha podido datar por procedimientos de datación basados en el carbono radioactivo, se trata de un perfeccionado observatorio astronómico en el que el alineamiento de sus masas de piedra permite, a través de la salida del Sol y de otras estrellas luminosas, la construcción de un calendario muy preciso. #Historia #egipto