Paraísos medioambientales, como Cancún o la Riviera Maya, ven peligrar su futuro debido a la escasa inocuidad de las #vacaciones de los miles de turistas que se acercan a disfrutar de su clima y sus costas. Consecuencia de ello es que el Caribe mexicano ha perdido el 50% de sus arrecifes en 20 años, según un estudio de la Universidad de McMaster, en Hamilton (Canadá). 

Además de los tóxicos tradicionales, este estudio analizó residuos de productos de higiene personal, analgésicos y tabaco. La permeabilidad del suelo calizo de diversas zonas filtra estos residuos al subsuelo, y fluyen directos al mar. De productos como los protectores solares entre otros, deriva una masiva #Contaminación del agua, que pone cuatro ecosistemas en peligro: el arrecife mesoamericano, la duna costera yucateca, los manglares del Caribe mexicano y la selva tropical de Quintana Roo.

Anuncios
Anuncios

Todos ellos ven reducidos día a día sus ecosistemas y sus extensiones.

Gerardo Gold, uno de los científicos de la investigación y doctor en Recursos Marinos, apunta a las letrinas, fosas sépticas y fugas del alcantarillado como los principales puntos de contaminación. Asimismo, afirma que “es extremadamente difícil que estos grandes complejos hoteleros no tengan ningún impacto en el medio ambiente, es una política suicida”. Otros expertos amortiguan la culpabilidad de la contaminación del agua, y añaden aspectos como el desgaste de las tierras de origen, la pesca excesiva y el cambio climático.

La Asociación de Hoteles de la Riviera Maya asegura tener en marcha un programa de buenas prácticas ambientales para minimizar el impacto negativo sobre el arrecife. Sin embargo, el desarrollo urbanístico moldea las playas a su gusto para que sean más acordes al imaginario del visitante. 

El ecoturismo es la principal alternativa, ya que ayuda a reducir presión sobre los recursos naturales, como aboga G.

Anuncios

Merediz, director de la organización ecologista Amigos de Sian Ka'an.

Aún estamos a tiempo de afrontar el reto de la contaminación del agua para seguir disfrutando de esta maravilla de la #Naturaleza, antes de que las consecuencias de este turismo desenfrenado se tornen tan graves que sea demasiado tarde.