En numerosas ocasiones se han relatado casos de delfines que dejan de respirar de forma voluntaria hasta su muerte. Estos #Animales son altamente inteligentes, muy sensibles y con una demostrada conciencia de sí mismos que, de ser posible el #Suicidio en el reino animal, los convertiría en candidatos ideales para tener este impulso ante el sentimiento de desgracia emocional.

Desde individuos deprimidos por ser encerrados en piscinas reducidas para la investigación y el entrenamiento hasta otros delfines que lamentan la muerte de un ser querido, estos animales han sido protagonistas de diversos relatos en los que se menciona la muerte voluntaria.

Anuncios
Anuncios

Ya se hace alusión a este hecho en Naturalis Historiae, la enciclopedia escrita por Plinio el Viejo en la que se relata la íntima relación entre un niño y un delfín con el suicidio de este último tras la muerte del pequeño.

El suicidio es también la explicación que algunos investigadores dan a la numerosa cantidad de casos de cetáceos varados y fallecidos que quedan sin una base sólida. Tras muchas autopsias, se confirma que algunos de estos animales han perdido el rumbo y la orientación debido al influjo de los barcos, otros están enfermos y débiles, sin embargo, algunos de estos cetáceos muertos en las orillas carecen de una explicación física para su pérdida y son muchos los que lo achacan a una muerte voluntaria por cuestiones emocionales.

Pero estos animales no son los únicos que se encuentra en la lista como posibles poseedores de esta capacidad de decisión sobre su propia muerte.

Anuncios

Ya en 1845, Illustrated London News publicó el caso de un perro que mostraba signos de depresión durante días hasta que decidió saltar al Támesis y hundirse hasta fallecer sin mostrar intención alguna de mantenerse a flote. En este mismo sentido, son muchos los relatos de animales domésticos que muestran claros síntomas de depresión tras la muerte de su compañero humano dejando incluso de comer pese a mostrarse físicamente sanos. Estos cambios de actitud también ocurren con simios, elefantes y algunas aves especialmente inteligentes que, tanto en zoológicos como en un ambiente de libertad, se dejan morir tras la pérdida de un ser querido. #Investigación científica