El que opine que queda ya poco por descubrir y aprender, me alegra decirle que está muy equivocado, la #Naturaleza no va a dejar de sorprendernos (espero que para bien las más de las veces). Hemos comprobado repetidamente, como aquellas barreras del pasado, en cualquier materia, acaban siempre atravesadas bajo el inagotable paso del tiempo.

Numerosos organismos vivientes se descubren e investigan cada año. En esta ocasión los buscadores son investigadores del Centro Iberoamericano de la Biodiversidad (Cibio), del instituto de investigación de la Universidad de Alicante. Los descubiertos (después de más de tres años de trabajo), 57 especies desconocidas de un grupo de coleópteros, grupo Anomalini, que viven en las selvas tropicales de Costa Rica.

Anuncios
Anuncios

Dichos coleópteros son nocturnos y están muy asociados a la vegetación. Sus colores son crípticos, es decir, diseñados para confundirse a la perfección con el medio que les rodea (raíces principalmente), y en cuanto al nutrimento, madera y raíces es su base durante su estado larvario, cambiando hacia las hojas cuando alcanzan la edad adulta.

Todavía estamos muy lejos de conocer la riqueza total en cuanto a la biodiversidad en general, y en el caso de estas especies en particular. El catedrático Eduardo Galante dice: "Conocemos sobre 1.800.000 especies en el mundo y más de 1.000.000 son #Insectos", "Calculamos que hay más de 12.000.000 de especies. Falta saber cuál es el papel que tienen en los ecosistemas, saber qué hacen".

La imagen de portada de este artículo, muestra algunos de los "ejemplares tipo" de estos preciosos coleópteros.

Anuncios

Se les llama así porque recogen las características moleculares y morfológicas que sirven para identificar las especies, como referencia internacional. Estos ejemplares se encuentran en la Colección Entomológica de la UA, además de en el Museo Nacional de Costa Rica, donde es posible acudir a visitarlos.

Vivimos en un planeta maravilloso, y debemos respetarlo y cuidarlo tanto como a nosotros mismos, o incluso más, pues es nuestro hogar, y el de las personas que más nos importan. Ser consciente de todas las joyas que aún nos quedan por descubrir, esa consciencia de la vida, saber que sin ellas no estaríamos aquí ahora mismo, debería ser suficiente como punto de reflexión. cuando se nos cruce por la mente realizar cualquier acción perjudicial hacia el medio ambiente, desde la más nimias (que a la larga se vuelven muy serias), como tirar un plástico o un bote de refresco en la montaña, hasta aquellas que podrían tener catastróficas consecuencias... Piensen en ello. #Animales