El telescopio de la Nasa, Hubble, sigue creando polémica. El último descubrimiento llega desde una estrella gigante roja lejana a unos 1.200 años luz de la tierra y con una temperatura de unos 9.400 grados centígrados. Después de 11 años de investigación del sistema "V Hydrae" ha sido descubierto que, al menos en los últimos 400 años y con una cadencia cíclica de ocho años y medio, esta estrella se transforma en una especie de “cañón al plasma”.

¿Qué es la estrella "V Hydrae"?

Las emisiones de estas bombas de plasma resultan ser tan rápidas que pueden recorrer la distancia de la tierra a la luna en menos de media hora. Los astrónomos explican que las gigantes rojas, como esta en cuestión, son en realidad estrellas moribundas que se hinchan a causa de la pérdida de masa combustible y por lo tanto de su gravedad interior.

Anuncios
Anuncios

También nuestro sol, ya a mitad de su ciclo vital, un día será destinado a convertirse en una gigante roja y expandirse hasta la órbita terrestre.

 ¿Arma alienígena? No, fenómeno natural

Después de años de estudio y búsquedas se ha especulado que esta extraña estrella tenga en realidad una compañera que le orbita a breve distancia. Cada ocho años y medio la estrella gemela entra en la corona de la gigante roja absorbiéndole materia. Este fenómeno, que ocurre de modo muy particular, debido a la rotación de los astros sobre el propio eje, crea un tipo de anillo de plasma alrededor de la estrella más pequeña. La velocidad de este anillo en el proceso de absorción de la materia por la pequeña compañera es tan fuerte que provoca el lanzamiento en el espacio de reales bombas de plasma con temperaturas superiores a las de nuestro sol.

Anuncios

Por suerte, gracias a la distancia que nos separa de estas estrellas, este fenómeno no constituye un peligro para la vida sobre nuestro planeta. La inmensidad del universo y las temperaturas próximas al cero absoluto disipan las radiaciones y el calor después de pocos años luz del lugar del lanzamiento. El fenómeno fue avistado en un primer estudio que se hizo entre los años 2002 y 2004. Sólo ahora, el telescopio #hubble ha logrado capturar las imágenes del acontecimiento, revelando las incógnitas y fenómenos espectaculares que el espacio todavía nos reserva. #NASA