Gilad Neumann, consejero delegado de DogTV, dijo:Lo que más queremos es que los #perros pasen un buen rato con sus padres, pero por desgracia pasan mucho tiempo solos en casa porque tenemos que trabajar. Y esta #Televisión es una manera de ayudarles “. Como lo oyen, un canal exclusivo para canes, emitido 24 horas diarias, los 7 días de la semana, con fin de entretenerlos y evitar que se aburran o hagan alguna que otra trastada.

Producido en Israel y lanzado posteriormente a los Estados unidos, hay estudios científicos previos que homologan y tienen en cuenta varios factores. Para empezar, su visión dicromática y su sensibilidad al movimiento.

Anuncios
Anuncios

Nuestros mejores amigos tienen menos conos (no distinguen bien tonalidades que van del rojo y el verde), pero cuentan con mayor cantidad de bastones, pudiendo ver muy bien en la oscuridad. Sobre la detección de movimiento no podemos siquiera compararnos a ellos, capaces de percibir y registrar imágenes a velocidades de vértigo.

Nicholas Dodman, director del programa del Departamento de Comportamiento Animal de Ciencias Clínicas de la Universidad Tufts, dice: "En los viejos tiempos de la televisión analógica lo que sucedía es que el perro veía cuadros individuales, o sea, un parpadeo, pero ahora eso no es un problema con la televisión digital"

En cuanto al contenido parece que los perros, al igual que ocurre con los humanos, se aburren de la rutina, y buscan novedades, nuevas emociones que despierten sus sentidos.

Anuncios

Por ello han dividido la programación en 3 bloques: relajantes (con perros relajados sobre la hierba), estimulantes (perros pasándoselo pipa) y educativos (relacionados con el deber y la obediencia). Otra novedad importante es el diseño de un mando a distancia ergonómico al manejo perruno, preparado para que puedan presionar bien los botones con sus cojinetes (las almohadillas).

Como todos sabemos, cada perro tiene su carácter, su "personalidad" (o quizás sería más acertado decir "perronalidad"), y sus preferencias a la hora de ver la televisión. Las reacciones de cada uno de ellos son de los más variopintas, desde aquellos que ladran, saltan, o incluso buscan al perro que ven en pantalla, hasta los más tímidos, que incluso con toda probabilidad se asusten y decidan cambiar de canal o apagar el aparato.

Todo esto pinta muy bonito, pero ¿qué sucede en realidad cuando los dueños se marchan y dejan a sus mascotas frente a la "caja tonta"? ¿Prestan la atención durante largo rato, o tan sólo unos pocos minutos, y luego cambian de actividad? Se han llegado a instalar cámaras en las habitaciones, para comprobar lo que realmente ocurre.

Al paso que vamos, no sería de extrañar que, en un futuro no muy lejano, hasta los arácnidos, o quizás los peces de nuestros acuarios, gocen de canales exclusivos que los relajen y satisfagan alguna que otra necesidad, o incluso proyecten películas y series, ¿quién sabe? Tiempo al tiempo. #Programas