Por desgracia, en España se deja de lado la importancia de la investigación e innovación científica (por no hablar de la cultura entre otros muchos campos cruciales para el avance de la sociedad) y se ha permitido que el festival científico más reputado e importante a nivel mundial abandone su sede española para recibir mayor apoyo y atención en Noruega.

Hasta ahora, el #Starmus se había estado celebrando en Tenerife y esto era un verdadero orgullo que ponía a nuestro país en el mapa de la #Ciencia con la presencia de grandes figuras como Neil Armstrong, #Neil deGrasse Tyson, Joseph Stiglitz o Brian May , sin embargo, cada vez ha sido más evidente la falta de interés por parte de las instituciones y la dejadez en cuanto a la inversión financiera.

Anuncios
Anuncios

Parece ser que un evento de semejante importancia y evidente proyección internacional no es del interés de los inversores y se ha permitido que el festival huya con todo a lugares más fríos en lo climático pero mucho más acogedores en lo referente al apoyo y el interés de instituciones públicas y privadas.

En una excelente entrevista que Iñaki Gabilondo realizó al popular astrofísico Neil deGrasse Tyson en su programa Cuando Ya no Esté, el científico se lamentaba de oír a los organizadores de Starmus en España que las más grandes compañías se negaban a participar porque "no les importa" y aseguraba que si en España no se entiende la gran importancia de la ciencia y de su difusión, este país siempre estará rezagado por detrás de todos los demás. Se trata de sabias palabras cargadas de verdad que se posicionan con un fiel retrato de lo que está pasando en España hace ya mucho tiempo con un descenso generalizado del interés por la inversión en conocimiento e investigación que parece adormecer a la sociedad.

Anuncios

En esta misma entrevista, Neil deGrasse hace una llamativa comparativa entre los 8 ganadores del premio Nobel que se formaron en el instituto público del Bronx en el que él mismo estudió, y los 8 ganadores que se han formado en España. La misma cifra sirve en este caso para dos casos muy diferentes ya que el esfuerzo por atraer el conocimiento de un solo Instituto es capaz de ponerse al nivel de todo un país que no presta atención a su verdadero potencial.