Otra posible cura para el #VIH (sida). Parece que hay una luz al final del túnel para los afectados por esta enfermedad. Unos investigadores de la Universidad Nacional de México parecen haber encontrado una posible cura contra esta enfermedad que lleva atormentando al mundo durante décadas. Según estos investigadores de la escuela de medicina de esta universidad, el veneno de abeja combate este virus, deteriorando la capa que lo protege y dejando al virus sin esa defensa. Parece ser que el veneno de este animal tiene una potente toxina que daña al virus. Esto también lo dice “The Huffington Post”.

Estas personas también han descubierto que la melitina también puede ayudar en la lucha contra células de tumores. Dicen que cuando detectan células normales, rebotan.

Anuncios
Anuncios

Pero cuando se topan con el VIH (Sida) eliminan la capa que le protege y acaban con él. Aunque gran parte de los medicamentos que se venden en el mundo contra este virus impiden o ralentizan la capacidad del virus para multiplicarse, ninguno detiene la infección. Lamentablemente, hay cepas de esta enfermedad que evolucionan y aprenden a evitar los medicamentos. Por lo que la efectividad de estos medicamentos va disminuyendo con el paso del tiempo.

Si todo esto es cierto y realizándose las dosis adecuada para cada persona, la cura sería muy barata y provocaría un duro golpe al negocio de las empresas farmacéuticas. O tal vez econtrarían nuevas formas de seguir enriqueciéndose. Si lo que dicen haber descubierto estos científicos es cierto, esto ayudaría a realizar un gel vaginal para prevenir la enfermedad y un tratamiento por vía intravenosa para ayudar a las personas que ya estén infectadas por el virus.

Anuncios

El VIH o Sida, es un inseparable compañero en el viaje de la vida para muchos millones de habitantes en el mundo. Actualmente los fármacos ayudan a las personas infectadas por esta enfermedad a llevar una vida “normal”. Pero esto conlleva pagar altos precios y no todas las personas se pueden permitir pagarlos.

Pero, gracias al avance de la ciencia, se conseguirá aumentar la calidad y esperanza de vida de las personas afectadas por esta enfermedad. Esto sí que es, como diría Neil Amstron, el astronauta que llegó a la luna en 1969, un gran paso: "Es un pequeño paso para el hombre pero un gran salto para la humanidad". #Internacional #Calidad de vida