Desde 1953, año en el que fue descubierto el fenómeno QBO (por sus siglas en ingles), la Oscilación Cuasi-Bienal, es un fenómeno poco conocido por la población en general, ya que como su nombre lo indica es un evento que tiene una duración variable de 20 a 35 meses aproximadamente y cuya característica principal es una alternancia en los vientos que ocurren dentro de la capa interna de la troposfera y que llegan a alcanzar los 50 kilómetros de velocidad en su punto más álgido al desplazarse de Este a Oeste. Mientras que de Oeste a Este logran descender su velocidad hasta los 16 kilómetros por hora cuando estos cambian de dirección respectivamente.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, este ciclo constante y continuo se vio interrumpido a finales del 2015 cuando el flujo de corriente no cambió su trayectoria correspondiente, sino hasta el pasado julio del presente año, lo que ha llevado a la comunidad científica a preocuparse y a indagar más acerca de este extraño comportamiento. Astrónomos de la NASA suponen que se podría deber a la fuerte presencia de fenómenos como El Niño y La Niña que ha afectado múltiples regiones del planeta, causado graves estragos, que han derivado en fuertes ondas de calor los primeros seis meses del 2016 al superar 1.6 grados Celsius de temperatura en todo el globo terráqueo, de acuerdo a los niveles registrados el año pasado, reportó la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration).

Así mismo, cabe mencionar que desde que inició la Temporada de Huracanes en el Pacífico se dejado hasta el momento 9 huracanes, 6 tormentas tropicales y una depresión tropical de las cuales solo dos han sido de mayor importancia, el Huracán Georgette y Blas los cuales superaron los 200 km/h mientras que en el Océano Atlántico la temporada de meteoros produjo únicamente 4 huracanes y 4 tormentas tropicales de las cuales Gastón fue la más intensa registrando una velocidad de 195 km/h, sin embargo, los demás también han sido muy intensos y largos.

Anuncios

Además de que los pronósticos suponen para los futuros meses ondas extremadamente gélidas que llevarán a un descenso grave con la entrada del invierno. Quizá el tardío cambio en la trayectoria de la QBO tenga que ver con las temperaturas extremas y el cambio climático más de lo que podemos imaginarnos, tal vez su influencia sobre la vida en el planeta tenga mas repercusiones de lo que los seres humanos nos podamos imaginar. Sin embargo, lo que intriga más a los estudiosos es revelar si este patrón inusual se podría volver a repetir en un futuro cercano y tomar medidas preventivas hacia todos los ciudadanos del mundo.  #Calentamiento global #NASA