Curiosamente en la sociedad actual, los extremos se están volviendo un efecto de todos los días, blanco o negro, feliz o triste, demasiado relajado o demasiado estresado. Hemos analizado que cada vez perdemos más la esencia, la autenticidad como seres humanos, seres racionales y seres emocionales, estamos enfocados en ser competitivos, nos hemos autoproclamado la competencia de máquinas que nos superan en calidad y eficiencia, no obstante seguimos en la carrera de demostrar que somos la raza dominante aunque esto nos cueste el resto de nuestras vidas.

A pesar de ello, algunas mentes divagan entre la convicción de vivir por el trabajo o recuperar lo que se ha perdido en esta interacción, todos conocemos a alguien que se inscribe cada que puede a aquel taller de Reiki, o se unió a un grupo de apoyo, está tomando terapia, gasta excesivamente en libros de autoayuda, motivacionales o de autodescubrimiento y además de todo esto, continuamente desea especificar cómo se ha sentido ante tal o cual situación.

Anuncios
Anuncios

Lo anterior no es completamente negativo, ni motivo de burla, al contrario, nos demuestra que la persona se encuentra realmente interesada en ubicar su camino, conocerse y dejarse conocer ante los demás como quien realmente es, sin embargo ¿Hasta qué punto esto es saludable? El doctor en Medicina y Filosofía, David R. Hawkins opina que existen tantas actividades centradas en esta índole que pueden no ser del todo sanas, pues podrían volverse una especie de religión.

Cualquier actividad en exceso siempre provocará algún efecto adverso, si bien se ha visto que guardar nuestros sentimientos y ser hermético ante las situaciones de la vida, nos genera dolor tanto anímico como físico, sobre analizar cada interacción que tenemos con las situaciones de vida con todas la personas puede generarnos cierta obsesión, nos puede llevar a disociar nuestra verdadera esencia con aquella que nos indica ese libro de autoayuda que cargamos para todos lados.

Anuncios

Es complicado tratar de identificar hasta qué punto nos estamos obsesionando pues, siempre será bueno conocer nuestros sentimientos, sin embargo la confusión que nos trae y sobre todo, siendo orientados por diversos y diferentes puntos de vista, puede llevarnos a no disfrutar del todo la vida, podríamos estar creando un ideal que no es para nada real, ni va con lo que deseábamos encontrar en un principio.

¿En qué punto dejamos de disfrutar la actividad que nos gusta realizar y que nos genera dinero? ¿Por qué hemos dejado que, en las relaciones de pareja, nos centremos en contar cuántas peleas ha habido en lugar de contar cuantos momentos mágicos se han compartido? Necesitamos obviamente, conocernos de manera natural, no siempre será necesario ir de la mano de aquel experto que nos llevará al autodescubrimiento pues ante todo este proceso siempre dependerá de uno mismo, así estemos yendo con el mejor analista del país, si en nosotros no se desarrolla un pensamiento autocrítico correcto y objetivo, jamás lograremos alcanzar a conocer nuestra verdadera personalidad.

Anuncios

La manera correcta de vivir siempre será la que hayamos trazado nosotros bajo los ideales y las metas que nos hayamos impuesto, con esto no quiero decir que dejes de ir a terapia o a ese taller de inteligencia emocional que te llamó la atención, ese no es el punto, sino que utilices las herramientas que te dan de manera que puedan ayudarte, no todo aplicará en ti, no todo será correspondiente a tu situación, en ello radica que realmente explotes al individuo que observas todos los días frente al espejo. ¡Así que ya sabes 0 obsesiones y más goce de tu rutina diaria!

  #Ciencia #Psicología #Personalidad