Los relojes internos del #Cuerpo Humano regulan diferentes funciones biológicas como la #Temperatura del cuerpo o los ciclos de sueño y vigilia. Funcionan gracias a una familia de genes cuya actividad alcanza un pico cada veinticuatro horas. Los relojes biológicos internos, presentes en la mayoría de las células, están sincronizados con un reloj central localizado en el cerebro que actúa regulado por la luz y la oscuridad.

El equipo del profesor Ueli Schibler, del departamento de Biología Molecular de la facultad de Ciencias de la UNIGE, descubrió hace algunos años que los ciclos de temperatura regula la producción rítmica de una proteína llamada CIRBP.

Anuncios
Anuncios

Su cantidad alcanza un pico durante la mañana cuando la temperatura corporal es menor. Esta proteína es esencial para amplificar la activación de ciertos relojes biológicos. Además, es un importante regulador de la proliferación de células sanas o malignas.

En colaboración con otros grupos de científicos, los investigadores estudiaron los mecanismos que permitían a las células ajustar su producción de CIRBP. Usaron un dispositivo desarrollado por ellos que expuso a las células a temperaturas simuladas propias de los ciclos naturales del cuerpo. Entonces midieron su respuesta.

En el interior de las células, los genes son transcritos en copias llamadas #ARN-premensaje. Después, se forma el ARN definitivo. Éste último es el que responde a los cambios de temperatura del cuerpo. Las investigaciones ahora mismo están centradas en comprender éste mecanismo.

Anuncios

Los investigadores han desvelado parte de ésta mecánica. Los experimentos han mostrado que hay genes sensibles a la temperatura. Así pues, pequeñas diferencias en la temperatura corporal, en el rango de 1ºC a 3ºC, que se producen desde la mañana hasta la tarde, tienen importantes implicaciones en el funcionamiento del organismo.

Esta clase de investigaciones ponen de relieve la complejidad y sutileza de los mecanismos físicos que mantienen la homeóstasis óptima del ser humano y los mamíferos superiores.