A raíz de la investigación que ha desarrollado la Escuela Británica de #Medicina propia de la Universidad de Swansea, se ha encontrado una de las más destacadas esperanzas para reducir significativamente la mortalidad de los enfermos de cáncer. Esto es así porque, según los descubrimientos realizados, se podría detectar la dolencia en fases muy tempranas a través de un simple análisis de sangre.

Este paso de gigante de la ciencia supone un inmenso avance para la salud de miles de personas que podrán conocer su enfermedad antes de que ésta alcance fases incurables, incluso antes de que se presenten síntomas externos o cuando aún no se ha desarrollado la dolencia.

Anuncios
Anuncios

Elementos de la investigación

Mediante la aplicación del procedimiento y su estudio en 300 individuos diferentes, se ha podido comprobar la existencia de un rastro que la enfermedad deja en la sangre antes incluso de haberse desarrollado como tal.

Con la simple presencia de un tumor maligno, el organismo varía de forma notable la permutación natural de los glóbulos rojos haciéndola mucho más numerosa. Así, cuando se observa un incremento en las variaciones de estas proteínas se puede sospechar de la presencia de un cáncer en fase de latencia que puede detonar la búsqueda del mismo mediante las pruebas ya existentes para este fin.

Un descubrimiento con un enorme potencial

Es cierto que un elemento especialmente importante es el aumento de las tasas de supervivencia asociado al diagnóstico precoz, sin embargo, es importante señalar la incidencia que este descubrimiento tiene de forma particular en algunos tipos de cáncer como puede ser el de esófago el cual, hasta el momento, contaba con una gran complejidad en el diagnóstico y se cuenta como uno de los más mortíferos debido a esta característica particular.

Anuncios

En este caso, el análisis de sangre y la información que aporta a los especialistas es simplemente un aviso de que algo no está funcionando adecuadamente en el organismo y que se debe alertar al paciente. A partir de aquí, serán las pruebas especialmente diseñadas para ello las que se cobren el protagonismo en la búsqueda de posibles tumores, así como su tratamiento para impedir el desarrollo de la enfermedad.