El oro es un metal pesado, maleable, suave y de color amarillo brillante, excelente conductor de la electricidad, cuyo número atómico es el 79 y su símbolo atómico Au (del Latín Aurum y que significa brillante amanecer).La mayor reserva de oro del planeta Tierra se encuentra en Sudáfrica, aunque también puede ser hallado en grandes cantidades en Rusia, México, Estados Unidos, entre otros.

 

Es altamente usado en la elaboración de joyería, en la industria, en la electrónica y en el troquelado de monedas, sin embargo, ya que se trata de un mineral muy maleable, es imposible que se use de manera pura, por lo que tiene que alearse con plata y cobre y el color final de la pieza depende en gran medida de las cantidades de oro, plata y cobre que hayan sido usadas.

Anuncios
Anuncios

 

Las propiedades y naturaleza del oro y otros metales pesados, llevaron a los científicos e investigadores del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, a cuestionarse durante muchos años, si este metal se había formado en la Tierra.

 

El resultado de la investigación revela sorprendentes hallazgos. El oro y demás metales pesados de la tabla periódica, como el platino, plomo, etc., cayeron del espacio, como resultado de la colisión de inmensas explosiones de estrellas de neutrones, y serían esas mismas explosiones masivas las que den origen a los agujeros negros. Los científicos sugieren que todo el oro que hay en el #Universo es el resultado de esas explosiones.

 

Pero, ¿cómo llegó el oro a la Tierra, desde el espacio?

Los científicos sugieren que después de la explosión de las estrellas de neutrones, los metales pesados tales como el oro, la plata y el platino, acabaron siendo parte de estrellas y asteroides, los cuales, tras impactarse en la Tierra hace varios millones de años, depositaron los metales en las áreas más superficiales de nuestro planeta.

Anuncios

 

El descubrimiento ha llevado a los investigadores a conjeturar que los mayores yacimientos de oro del universo, se encuentran en el espacio, en las áreas cercanas a donde hayan colisionado las estrellas.

 

Aunque según la teoría del Big Bang, que afirma de la expansión del universo a partir de una gran explosión, que después se enfriara y se crearan partículas subatómicas, que dieran origen a átomos y finalmente todo se fusionara formando las estrellas y galaxias, resulta sorprendente saber que, no fue en ese momento que el oro y demás metales pesados empezaron a formar parte de nuestro planeta, sino mucho tiempo después, como resultado de los impactos de asteroides a nuestro planeta Tierra. #NASA