La lluvia de estrellas Perseidas, que toman su nombre de la constelación "Perseo", ya que pareciera que provienen de esa constelación, y también llamadas "lágrimas de San Lorenzo" por su proximidad a la celebración católica de ese Santo, que es el 10 de agosto. Son partículas sólidas provenientes del cometa Swift-Tuttle y que, debido al movimiento de traslación de la tierra alrededor del sol, cada año se reencuentra con las partículas de polvo y roca del cometa, que entran en la atmósfera terrestre, lo que lo convierte en un espectáculo celeste que podemos disfrutar cada año (si las condiciones atmosféricas lo permiten) por las mismas fechas.

Anuncios
Anuncios

Las perseidas o lágrimas de San Lorenzo, no son la única lluvia de estrellas del año, pero sí las más conocida por dos razones, su intensidad y número de meteoros por minuto, además de la época, la cual facilita su observación y coincide con el verano, lo que lo hace la temporada del año ideal.

Francisco Colomer, astrónomo del Observatorio Astronómico Nacional (OAN), señala que aunque el paso de la tierra por la estela de polvo y rocas del cometa Swift-Tuttle, ocurre todo el mes de agosto, incluso unos días antes de que inicie el mes, los mejores días para su óptima observación serán del 11 al 13 de agosto, a partir de la una de la mañana y, aunque por la luna llena del día 18 de agosto las condiciones para su observación no son las óptimas, si son muy buenas. Para observarlas mejor habrá que buscar un lugar oscuro y lo más alejado de la contaminación lumínica de las grandes ciudades.

Anuncios

Se espera que este año, se incremente su actividad de manera importante, el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA) calcula que este año las Perseidas podrían alcanzar las 500 estrellas fugaces por hora, a diferencia de las 100 que otros años pueden observarse.

Pero, ¿cómo se producen las estrellas fugaces?

Los cometas, en su órbita alrededor del sol, dejan una estela de pequeñas partículas de polvo y rocas, de entre un milímetro y varios centímetros. Cuando la tierra, en su natural movimiento de traslación, se encuentra con la estela de partículas sólidas dejadas por el cometa y éstas entran a una gran velocidad a la atmósfera terrestre, se produce una fricción que las "incinera" (se debe a la ionización del aire) y crea el rastro luminoso al que solemos llamar, estrellas fugaces.

No es necesario el uso de telescopios, ni prismáticos, ni filtros especiales, basta con buscar un lugar cómodo y oscuro bajo la bóveda celeste y observar atentos para disfrutar de uno de los espectáculos celestes más bonitos del año y por supuesto, recordar pedir un deseo cada vez que vean una estrella fugaz cruzar el cielo.

  #NASA #Fotografia