Según la wiki pedía el amor es un concepto universal relativo a la afinidad entre seres.  Distingue entre el amor auto personal, el amor incondicional, el amor filial, el amor fraternal, el amor sexual, el platónico, el amor a los animales y a las plantas, el amor hacía algo abstracto e inanimado, hacía un dios o una deidad y el amor universal. Hoy nos centraremos en el amor sexual, que incluye el amor romántico y el amor confluente. El amor de las películas, la poesía, la música. Cuando Romeo le dice a Julieta “Mis labios, dos peregrinos ruborizados, quisieran hacer penitencia con un dulce beso". Cuando Whitney Houston canta a grito pelado, “I will always love you”.

Anuncios
Anuncios

Ese amor que se siente hasta cursi. Un amor casi como de fantasía. 

Pues la wiki nos dice que ese amor si existe. Incluso dice que el comienzo del enamoramiento tiene casi el mismo efecto en el organismo humano que una dosis de cocaína. Podemos enamorarnos en segundos, y hasta milésimas de segundos, con tan solo un contacto visual, ya que desde muy pequeños hemos estado formando en nuestro cerebro la imagen de nuestra pareja ideal. De ahí la mágica frase de “Un lugar en el sol", cuando Montgomery Cliff le dice a Elisabeth Taylor: "Te quiero. Te quise desde el primer momento que te vi. Te quise incluso antes de verte por primera vez".

El corazón late más deprisa (130 pulsaciones por minuto). La presión arterial sube. Se generan más glóbulos rojos a fin de mejorar el transporte de oxígeno por la corriente sanguínea.

Anuncios

Como bien dicen, hay dos cosas que el hombre no puede ocultar, que está borracho y que está enamorado. Es notorio e incontrolable. Peor que una entrevista de trabajo. Sudas, te ruborizas, hasta puede llegar a temblarte la voz. Y aún así es lo mejor que te ha pasado.  Aunque no te llame, “seguro estará trabajando”.  Aunque no te de regalitos, “seguramente no tiene dinero”. Aunque ronca, “su ronquido es suave y pacífico”.

Y ¿Por qué? Porque el amor es una reacción #química. Una sustancia que produce nuestro cerebro llamada feniletilamina. El estado óptimo, el paraíso y el cielo. Y cuando caes en las redes de la feniletilamina estas atrapado, ciego, loco. Aún no has llegado al amor maduro, estas en el deleite, saboreando explosiones neuronales y físicas que no sabías que existían. Lo racional se vuelve irracional y la prudencia se vuelve torpeza. “Ven, noche gentil, noche tierna y sombría dame a mi Romeo y, cuando yo muera, córtalo en mil estrellas menudas: lucirá tan hermoso el firmamento que el mundo, enamorado de la noche, dejará de adorar al sol hiriente".

Anuncios

Y entonces llega la noche. Salen a cenar a la luz de las velas. El mundo de pronto es perfecto. Te roza suavemente la yema de los dedos y puedes ver el universo entero girar al compás de vuestras respiraciones. Y cae aún más la noche. Llegáis a su casa donde te besa suavemente antes de entrar. El corazón se te acelera y de pronto eres fuego por dentro. Te invita una copa de vino, pero tras el primer trago ya estáis en la cama. Llega el momento del clímax, de realmente hacer el amor. Todo es suave, delicado, nuevo. Cada movimiento produce una sensación nueva. Las respiraciones se mezclan y se hacen uno. "La verdad es que amamos la vida, no porque estemos acostumbrados a ella, sino porque estamos acostumbrados al amor". (Friedrich Wilhelm Nietzsche)    #Amor a prueba