En estos últimos años cada día hay noticias nuevas sobre empresas tecnologicas que están apostando por las nuevas tendencias de las técnicas de impresión 3D, pero hay que mirar con detalle los proyectos que se basan en facilitar o ayudar a personas gracias a esta técnica.

Esto lo sabe bien Shirley Anderson, quien en 1998 le diagnosticaron cáncer de lengua, que ahora mismo la técnica de impresión 3D le ha devuelto su forma facial. Shirley se sometió a varios tratamiento contra el cancer, esto le ayudo a superar el cancer de lengua que sufria, pero una de las consecuencias que sufrio fue la perdida de la parte inferior de su mandibuela.

Anuncios
Anuncios

Por lo cual probo diversos implantes faciales experiemntales pero ninguno le ayudo a recuperar la mandíbula inferior.

Para conseguir una nueva mandibula inferior, Shirley acudio a un médico especialista maxilofacial, que le creo una prótesis de arcilla de una mandibula inferior, pero el problema es que resultaba muy pesada en su vida cotidiana y solo podía hacer uso de ella cuatro horas diarias. Pero este especialista investigo sobre una nueva técnica ligada con a impresión 3D.

Es en la #Medicina donde se estan encontrando más proyectos ligados a la impresión 3D y que están dando unos resultados beneficiosos y revolucionaros, por sus aspectos economícos y usables. Algunos de estos proyectos son la impresión de meniscos para reconstruir rodillas o la impresión de vertebras.

El caso de Anderson es un paso más en el camino de la impresión 3D y la medicina, un claro ejemplo de como esta técnica puede ayudar a avanzar en técnicas no muy usables para el humano.

Anuncios

Travis Bellichi, el médico que trato a Anderson, cambio las técnicas tradicionales por estas nuevas técnicas que ayudaron a su paciente, es más este tratamiento ya es conocido como al "Técnica de Shirley".

La empresa Formlabs, fue la encargada junto al médico Belliche de llevar a cabo la impresión 3D de la mandibula inferior, para devolver el rostro facial a Anderson. Formlabs creo un modelo digital de la cara de Anderson, con los detalles de cada hueso facil de su rostro.

La protesis fue creada en silicona y se adapto al color de piel y textura de Anderson, para ofrecerle mayor realismo a su rostro. Este experimento ha sido todo un éxito y se esta trabajando en seis protesis más para otros pacientes que sufren similares carencias faciles como Anderson.  Esta técnica a parte de una mayor usabilidad para el paciente, tiene unos tiempos de proudcción menor y un precio más asequible que técnicas antiguas.

Anderson ya disfruta de un rostro gracias a las nuevas técnicas de impresión 3D y que ha ayudado a ampliar el abanico de posibilidades de otros y futuros pacientes. #Investigación científica #Enfermedades